Desde que Internet llegó, muchas áreas de la vida cotidiana se han hecho más fáciles para todos, esto incluye los planes crediticios que se pueden gestionar con tan sólo un clic.

Son una gran opción para emprendedores emergentes, pues a veces, es necesario definir un propósito claro que requiere de una base económica. Un crédito no debe decidirse a la ligera, ni para realizar compras impulsivas, ni operaciones de gastos, debe solicitarse con responsabilidad y el resultado será positivo.

¿Por qué es necesario un crédito?

Afortunadamente, solicitar préstamos rápidos online no sólo es sencillo, sino que muchas veces es la solución a problemas de inversiones y capitales. Para definir el tipo de crédito qué se debe pedir y organizar su ejecución, viene bien realizar un examen que le permita diagnosticar las bazas de la empresa, sus debilidades, aciertos y las opciones que ofrecen los prestamistas.

Los créditos son necesarios porque otorgan excelentes beneficios, son rápidos y cómodos. Se pueden solicitar desde cualquier lugar con acceso a Internet y en el horario de preferencia. Es importante planificar la utilidad del crédito, identificar si por ejemplo, es de verdad urgente. De ser así, es bueno rodearse de asesores, que guiarán en el proceso y ayudarán a definir ventajas para que se obtengan beneficios en poco tiempo.

Es requisito indispensable que las empresas que quieran aplicar este tipo de financiaciones, cuenten con una buena reputación y estados de liquidez demostrables. Los diagnósticos permitirán proyectar si el negocio tiene buenas expectativas de futuro o no.

Características de los préstamos con ASNEF

Existen varios tipos de créditos con ASNEF que se pueden solicitar en el acto. Entre éstos se encuentran:

  • Mini crédito. Menos papeleo, el momento del préstamo es pequeño, y el plazo de pago es mínimo, es buena opción cuando se requiere poco dinero.
  • Crédito rápido. Aumenta la suma de capital a prestar. Del mismo modo, el plazo para pagar es hasta de un año.
  • Crédito hipotecario. Hay que tener un bien mueble o inmueble, que se deja como garantía en caso de no pagar la totalidad del crédito dentro del plazo establecido. En este tipo de préstamo, la suma de capital es mayor y el plazo para pagar también.

Debe tenerse en cuenta el importe de los intereses y gastos por comisión. Esta modalidad ofrece opciones versátiles para cubrir sus pagos a tiempo, entre ellas, tarjeta de crédito, tarjeta débito, transferencia bancaria, y domiciliación bancaria a su cuenta.

Consideraciones generales

Revisar las opciones y los tipos de crédito, períodos para pagar, comisiones, intereses y la documentación, siempre es necesario a la hora de iniciar este proceso crediticio. Es prudente pagar a tiempo las cuotas para que la marca no sea incluida en otra lista de morosos como RAI o Equifax, o peor aún, formar parte de alguna reclamación judicial.

Verificar los ingresos que se poseen mensualmente y la capacidad de pago con la qué se cuenta. Es decir, una vez descontados los gastos fijos y obligatorios, si tras eso todavía se dispone de ingresos suficientes para pagar las cuotas del préstamo hasta cubrir la totalidad, es hora de iniciar la solicitud.

No todo son virtudes, si bien es cierto que se obtienen con prontitud cantidades de dinero extra, hay que ser prudente a la hora de pedir préstamos seguidos y a la hora de pagar las correspondientes mensualidades para evitar caer en mora. 

¿Cómo reconocer un buen asesor?

Seleccionar un equipo de asesoría, amplía las opciones de solicitar el crédito, ya que se encargan de gestionar todo el papeleo bajo las normativas y de coordinar todo el proceso desde el inicio hasta el pago final.

Si en un momento dado se presentaron inconvenientes para pagar a tiempo, y se forma parte de una lista de impago, se ofrece la capacidad de elegir varias vías alternativas. Los expertos en el tema ayudarán a divisar las opciones de resolución.

El tiempo de respuesta es imperioso para el cliente, hay decenas de agencias que ofrecen créditos y promociones, pero no optimizan el proceso de obtener el crédito, sino que por el contrario, caen en la burocracia del papeleo y complican los tiempos de los inversionistas. La mayoría de los clientes necesitan una solución más que rápida, porque regularmente tienen urgencias. 

Finalmente, se puede deducir que adquirir un préstamo es beneficioso y saludable si se toma con sensatez. Las inversiones sabias, pueden traer resultados incomparables.