Los científicos aún no han encontrado la fuente de la juventud. Y no debe pagar miles de dólares a nadie que prometa lo contrario.

Ese es el mensaje de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, que advirtió a los consumidores el 19 de febrero contra la compra de infusiones de plasma joven para contrarrestar el envejecimiento, la demencia, la enfermedad de Alzheimer y una variedad de otras dolencias.

«En pocas palabras, nos preocupa que algunos pacientes estén siendo perseguidos por actores sin escrúpulos que pregonan tratamientos de plasma de jóvenes donantes como curas y remedios. Tales tratamientos no tienen beneficios clínicos probados» e incluso podrían causar daño, dice la declaración de la FDA.

El plasma es el componente de color miel de la sangre que contiene factores de coagulación, anticuerpos y miles de otras proteínas que mantienen el cuerpo saludable. Los primeros indicios de que el plasma también podría contener proteínas antienvejecimiento impulsaron a la empresa Ambrosia Health, con sede en California, fundada en 2016, a vender infusiones de 1 litro de plasma de jóvenes por 8.000 dólares, o 2 litros por 12.000 dólares con descuento. Después de que la FDA emitió su declaración, la compañía reemplazó la lista de precios en su sitio web con una nota diciendo que ha cesado los tratamientos de los pacientes. La portavoz de la FDA, Megan McSeveney, se negó a decir si la declaración de la FDA fue motivada por el negocio de Ambrosia.

Es posible que los factores que se encuentran en el plasma de los jóvenes puedan contrarrestar ciertos aspectos del envejecimiento, pero hasta ahora los estudios de los efectos se han realizado principalmente en ratones. Cuando se trata de personas, «los datos no están ahí», dice el oncólogo Patrick Hu, que estudia el envejecimiento en la Facultad de Medicina de la Universidad de Vanderbilt en Nashville. «No sabemos si el producto puede hacer algo porque no ha sido probado.»

Aún así, hay razones para estar entusiasmados con la investigación joven sobre el plasma. En 2014, los científicos descubrieron que el plasma joven o la sangre tenían efectos rejuvenecedores en ratones viejos, resultados que se publicaron en tres artículos (SN: 5/31/14, p. 8). Esos hallazgos son «impresionantes y provocativos», dice Hu. «Ciertamente hay un efecto, y vale la pena estudiarlo.»

Esos primeros resultados llevaron a la formación de la compañía de biotecnología Alkahest, en San Carlos, California, donde los científicos están trabajando para averiguar qué ingredientes específicos del plasma pueden conferir beneficios.

«Hay mucha fascinación con esto», dice Karoly Nikolich, CEO de Alkahest. Sin embargo, «en nuestra opinión, el plasma en sí mismo no es una solución práctica, definitivamente no es una solución para las masas». El plasma entero puede contener factores de coagulación y otras proteínas que podrían causar problemas en un receptor. Encontrar proteínas plasmáticas clave que ayuden con ciertos aspectos del envejecimiento podría llevar al desarrollo de medicamentos específicos.

Con ese objetivo en mente, Alkahest está llevando a cabo un ensayo clínico para probar los efectos de una versión más purificada del plasma joven en personas con enfermedad de Alzheimer. La compañía espera resultados preliminares de ese ensayo a finales de este año, dice Elizabeth Jeffords, directora comercial y de estrategia de Alkahest. La compañía también está reclutando a personas con la enfermedad de Parkinson para un ensayo similar, para ver si una forma purificada de plasma joven podría aliviar algunos síntomas. Mientras tanto, un pequeño ensayo clínico de nueve pacientes de Alzheimer publicado en la edición de enero de JAMA Neurology encontró que las infusiones de plasma son seguras.

«Es concebible que haya un beneficio», dice Hu. «Pero creo que es irresponsable decirle a la gente que sí.»