julio 19, 2024
Salsa roja

Salsa roja, un sabor picante tradicional de la comida mexicana

Mientras para muchas personas la salsa roja puede hacer referencia a la salsa de tomate, en el caso de México siempre se hace referencia a la salsa roja picante o la salsa ranchera. Una salsa que está presente en la comida mexicana casi que en todas sus recetas.

La salsa roja es también conocida como salsa ranchera, y su principal diferencia con la salsa de tomate tiene que ver con la inclusión de chiles y demás especias en la mezcla, dotando al sabor de mucho más picante y de un color más arcilloso. Hoy, es un acompañante habitual de una gran cantidad de platos distintos.

Ingredientes básicos

  • Tomates: por supuesto, la base de la salsa sigue siendo la salsa de tomate. O en muchos casos, el puré de tomate hecho de forma casera. Dependiendo de la región de México e incluso dependiendo de la marca de salsa ranchera, esta podrá tener tomates frescos o incluso asados.
  • Chiles: el chile ancho y el chile jalapeño suelen ser los más frecuentes en la salsa roja. Los primeros, para dar el sabor y color característico a la salsa. Los segundos, para aportar el picor que resulta innegociable.
  • Otros ingredientes: la utilización de cebolla, ajo, cilantro, pimienta y sal también es común, tanto en las mezclas que se preparan en casa como en los productos que se comercializan. Es lo que permite dar el toque de sabor y aroma distintivo a la salsa roja.

La salsa roja mexicana o la salsa roja picante es un aderezo muy común en la gastronomía de dicho país, y eso no quiere decir que no se pueda ser creativo con su preparación, por lo que algunas variantes pudieran tener todavía más ingredientes para dar más dulzor, más picante o más texturas.

Proceso de preparación

La preparación, desde cero, comienza con realizar la salsa de tomate que será la base. Esto se diferenciará mucho de si los tomates se asan antes o se cocinan directamente para lograr el puré. Todo dependerá de si se quiere un sabor ahumado en la salsa o se quiere algo más tradicional.

Luego, hay que saltear los chiles. Esto permitirá tener un poco más de grasa en la mezcla, pero también resaltar el color y el aroma de los chiles.

Cuando lo anterior está listo, hay que licuar todos los ingredientes. Juntos en una licuadora, aunque muchas personas podrían preferir triturar los ingredientes para que el aspecto tenga más textura y tradición. Ya sería una cuestión de preferencias.

Una vez licuada la salsa, hay que corregir la sazón de sal y pimienta, se agrega más chiles si hace falta y se cocina a fuego lento durante unos 5 a 10 minutos para que la salsa espese.

Variaciones regionales

La salsa roja se consume casi a diario en todo México. Sin embargo, hay mucha diferencia en cuanto a los chiles que se utilizan o al nivel de picor que gusta a las personas, dependiendo de la zona geográfica en la que residan.

En el norte del país es común que se utilicen chiles pasillas o chiles guajillos, que son mucho más picantes, mientras que en el sur y el centro de México se apuesta por los chiles jalapeños y serranos.

Usos culinarios

La salsa roja es fundamental en una gran variedad de platos de la gastronomía mexicana. Por eso, es común verla acompañando los tacos o las enchiladas, pero también en recetas más elaboradas como los chilaquiles o los huevos rancheros.

La salsa que se utiliza para las tortillas ahogadas y también para muchas sopas y guisos es muy similar a una salsa roja o salsa ranchera, por lo que también se podrían citar todos estos platos o recetas dentro de los usos culinarios de esta.

Preparar una buena salsa roja en casa es fácil. Y, si no se quiere, hay marcas comerciales de muy buena calidad que preparan salsas rojas tradicionales, ideales para probar en algunas recetas.

Compartir
Dejar un comentario

Noticias Médicas