Hoy en día resulta muy  posible que lo que conocemos como  claudicación intermitente  no pueda ser diagnosticada y por lo tanto registrada,  porque muchas personas atribuyen este tipo de dolor es una etapa que es  inevitable de la vejez, por lo que algunas personas lo que hace es  reducir , su nivel de actividad para evitar este tipo de  dolor, Sin embargo, las pruebas que los médicos,  puede, utilizar para diagnosticarnos que tenemos  la enfermedad, no suelen ser invasivas y pueden ayudarte a que vuelvas a tener una vida muy sana y también activa.

Necesariamente todos los médicos para poder llegar a la conclusión de que padecemos esta enfermedad, tienen primero que someternos a una serie de pruebas y de observaciones para que de esa manera pueda estar  completamente seguros y no brindarnos un diagnostico errado, porque mientras más seguros estén mejor será la ayuda que nos puedan brindar

Entre las pruebas que más son utilizadas por los médicos hoy en día  tenemos el método de poder controlar el pulso tanto en nuestras manos como en nuestros pies, así como también la distancia máxima que podemos recorrer caminando sin que sintamos la presencia de dolor alguno, ya que  dependiendo  de la cantidad de avance que podamos tener al caminar sin sentir dolor así estaremos  recibiendo el tratamiento más adecuado para nuestro mal.

Pruebas más comunes

Otra de las pruebas más comunes de hoy en día para poder llegar a la conclusión de que padecemos del mal conocido como claudicación intermitente,  es la que los medico llaman el índice de tobillo y el brazo, que no es otra cosa más que el poder lograr hacer una comparación entre la presión en el tobillo, con la presión en nuestros brazos.

Así mismo los médicos  hoy en día  se auxilian un tipo de ecografía que es conocida como Doppler, que es lo que nos permite saber el flujo de nuestro torrente sanguíneo en la zona que tenemos afectadas ya que dependiendo de este resultado para el medio será de mucha facilidad y comodidad el poder acertar la mejor dedican en cuanto a lo que debes de hacer en tu problema.

También existe otro tipo de prueba para poder saber si tenemos, problemas de claudicación intermitente,  como lo es la imagen por resonancia magnética, esto se hace con el objetivo de poder comprobar que tanto se han logrado ensanchar los vasos sanguíneos con el uso de la palca o de la resonancia magnética ya que de esa manera también se logra poder llegar a un diagnóstico más exacto sobre ti existe e o no existe el problema de claudicación intermitente.

Tratamiento de la claudicación intermitente.

Actualmente todo lo que se refiere al  tratamiento de la claudicación  puede ayudar a evitar que tu enfermedad empeore  así como también puede  reducir sus síntomas, así como también pueden ayudar mucho  algunos cambios en el estilo de vida, como por ejemplo el tratar en la medida de lo posible, dejar de fumar y lo que es mejor, participar en una rutina de ejercicio frecuente generalmente son los primeros pasos en el tratamiento de la claudicación.

Pero siempre debes de mantenerte alerta y sobre todo, observando de una manera muy consiente, para poder detectar a tiempo si  los síntomas de claudicación, no mejoran después de implementar un programa de ejercicios formal y muy bien  diseñado, y sobre todo encaminado y diseñado  para mejorar el flujo sanguíneo, y de adoptar un estilo de vida más saludable, peo de todos modos, tu médico puede sugerir otras opciones de tratamiento, donde pueden estar  incluidas las siguientes.

Proceso de medicamento, ya que tu médico podría recomendarte, el  tomar aspirina para te ayudes a  reducir la probabilidad de que se formen coágulos sanguíneos así como  también podría recetar otros medicamentos que vengan a ayudar a evitar la coagulación de la sangre, y por lo tanto también que te venga a mejorar el flujo en tu torrente sanguíneo, aunque si esto no resultara suficiente, entonces el medico puede cambiar el tipo de medicamento.

Otro tipo de medicamento o de tratamiento para contrarrestar los efectos de la claudicación intermitente es   por medio de la Angioplastia,  lo cual no  es más que  un procedimiento que logra ensanchar las arterias dañadas pero por medio  de un tubo angosto, el que a su vez recorre todos  los vasos sanguíneos y además tiene un balón inflable en el extremo y que te puede ayudar a mejorar la circulación,  cómo pudiste ver existen diferentes maneras de poder lidiar con la claudicación intermitente.