junio 12, 2024
Trastornos de coagulación

Trastornos de coagulación: Qué son, tipos, síntomas, diagnóstico y tratamiento

Aunque no son tan frecuentes, son agresivos y peligrosos. Los trastornos de coagulación por lo general son enfermedades de carácter hereditario, poco comunes y con una prevalencia mínima en la población mundial, que se caracterizan por la ausencia de proteínas o plaquetas en la sangre que impiden que se coagule correctamente.

Menos de 2 millones de personas en todo el mundo padecen alguno de los trastornos de coagulación, en cualquiera de sus tipos. Todas estas enfermedades se caracterizan por la ausencia o por niveles mínimos de alguno de los factores de coagulación, que son plaquetas o proteínas específicas cuya función es otorgar coagulación a la sangre y son los que, por ejemplo, impiden que el cuerpo se desangre cuando sufre una herida. Las personas que tienen estos trastornos sí corren ese riesgo, y de ahí se deriva su gravedad.

Principales trastornos de coagulación

Hemofilia

La hemofilia es el trastorno de coagulación más común de todos o al menos el más conocido. Su principal síntoma evidente es la hemorragia, que se manifiesta sin origen o razón aparente y puede ser tanto externa como interna.

Las hemorragias internas pueden suceder en la unión de las articulaciones pero también en el interior de grandes grupos musculares, pero en algunos casos también en el cerebro. Las hemorragias externas suelen ocurrir en la nariz o los oídos.

Enfermedad de von Willebrand

Aunque es hereditaria, muchas veces puede aparecer cuando ya la persona es adulta -no manifestándose durante la niñez o la adolescencia-. Al igual que en el caso de la hemofilia, se produce por la ausencia de algunos factores de coagulación en la sangre, y al igual que la anterior y que la mayoría de estos trastornos, tiene en las hemorragias su síntoma más evidente.

No obstante, en el caso de esta enfermedad también ocurre el sangrado de las encías o el flujo menstrual exagerado -tanto en densidad como duración-.

Coagulación intravascular diseminada

Esta rara enfermedad a menudo es un síntoma claro de cáncer o tumoraciones malignas, así como también de cuadros infecciosos graves. Se manifiesta por coagular exageradamente partes del cuerpo que no lo necesitan, dejando de lado -sin ningún tipo de coagulación- grandes partes del organismo, lo que produce coagulación interna -con la presencia de hematomas- y hemorragias.

A diferencia de los trastornos de coagulación anteriores, la coagulación intravascular diseminada es un síntoma de enfermedades mucho más graves, a menudo infecciosas y un correcto diagnóstico será lo esencial para lograr atacar a tiempo.

Anemia falciforme

Hereditarias y complejas, las anemias falciformes son un grupo de enfermedades que se caracterizan por la muerte de los glóbulos rojos antes de alcanzar la madurez. Esa condición crea una escasez de glóbulos rojos sanos en la sangre, y se manifiesta con fatiga, dolores crónicos y tendencia a las infecciones graves -por cualquier pequeño contacto-.

Diagnóstico y tratamiento

Un análisis de sangre o una prueba de coagulación suelen ser los métodos para diagnosticar estos trastornos. Al parecerse mucho en sus síntomas, la aparición de hemorragias -sin razón aparente- o la dificultad para que las heridas dejen de sangrar al sufrir cualquier accidente, golpe o corte, pueden ser un indicador claro de trastorno de coagulación, pero no permitirán reconocer por sí mismas de cuál de ellas se trata.

En cuanto al tratamiento, la mayoría de estas enfermedades no cuentan con una cura eficaz y a largo plazo, y a su vez tienen tratamientos que son complejos en su utilización o que están en pruebas de laboratorio en las últimas fases. No obstante, gracias a los avances tecnológicos y médicos, la mayoría de los pacientes con problemas asociados a trastornos de coagulación tienen en las transfusiones de sangre, en los trasplantes de médula ósea y en los promotores de coagulación -medicamentos específicamente diseñados para suplir la ausencia de un factor de coagulación, y que dependerá de cuál sea en los casos o tipos específicos de cada enfermedad- oportunas ayudas para intentar vencer la enfermedad y seguir una vida normal, en la que cada golpe o pequeña herida no suponga un miedo a sufrir algo peor.

Compartir
Dejar un comentario

Noticias Médicas