junio 22, 2024
densitometría ósea calcáneo

¿Qué es la densitometría ósea del calcáneo?

Hay diversas afecciones que disminuyen la cantidad de mineral en los huesos y que normalmente es debido a un problema para absorber el calcio. Uno de estos trastornos es la osteoporosis,  que vuelve los huesos débiles y quebradizos y por lo tanto con más posibilidades de sufrir una fractura. La osteoporosis es una enfermedad que la sufren sobre todo mujeres con la menopausia,  ya que uno de los síntomas de la desaparición de la regla es la deficiencia de minerales como el calcio. Para saber la densidad del hueso se realiza una prueba que se llama densitometría ósea del calcáneo y que lleva a cabo una profesional sanitaria. El personal que efectúa la densitometría tiene la titulación de FP auxiliar de enfermería en Madrid Y por lo tanto cuenta con las habilidades y conocimientos necesarios para realizar la prueba correctamente.

¿Cómo se realiza una densitometría ósea del calcáneo?

Esta prueba que puede prevenir y detectar la osteoporosis es totalmente indolora y nada invasiva. Se lleva a cabo mediante unos ultrasonidos en el hueso del pie, de una forma muy rápida. El densitómetro mide la concentración ósea del calcáneo, aunque el resultado suele ser orientativo, por lo que es necesario que un profesional médico determine la existencia o no de la enfermedad.

Esta prueba se suele recomendar a un grupo específico de personas:

  • Mujeres postmenopáusicas que presenten síntomas graves, que sigan un tratamiento hormonal y consuman pocos estrógenos.
  • Mujeres postmenopáusicas que sean fumadoras o lo hayan sido, esto se debe a que el consumo de tabaco incrementa la pérdida de calcio óseo.
  • Personas de la tercera edad con antecedentes familiares de fracturas de columna o cadera.
  • Personas que padezcan hiperparatiroidismo.
  • Personas con enfermedades que conllevan la pérdida ósea como trastornos hepáticos y renales, diabetes o mieloma múltiple.
  • Personas que sigan tratamientos de fármacos que originen la pérdida de calcio óseo como corticoides o antiepilépticos.
  • Personas con factores de riesgo de osteoporosis: mayores de 50 años, mujeres, artritis reumatoide, consumo de alcohol, tabaquismo, deficiencia de vitamina D, bajo índice de masa corporal, vida sedentaria, déficit nutricional o con dietas bajas en calcio.
  • Personas con tendencia a sufrir fracturas de hueso por traumatismos leves.
  • Menores con enfermedades genéticas que impidan la formación correcta de los huesos, como osteogénesis imperfecta.

Consejos para prevenir la osteoporosis

Aunque es el profesional médico quien debe determinar el mejor tratamiento para prevenir la osteoporosis hay algunas recomendaciones muy sencillas que puedes llevar a cabo para evitar la pérdida de densidad ósea.

  • No fumar o disminuir su consumo. También se recomienda que las personas fumadoras incrementen la ingesta de antioxidantes.
  • Una alimentación saludable. Consumir alimentos ricos en proteínas y con un alto contenido en vitamina D y calcio. También se aconseja tomar suplementos de omega 3 y colágeno.
  • Practicar deporte. Hacer ejercicio de forma regular tiene muchos beneficios para el organismo y ayuda a prevenir la pérdida ósea y a mantener los músculos tonificados.
  • Evitar las caídas. Aunque suele ser algo fortuito, se pueden prevenir llevando el calzado adecuado.
  • Prevenir el sobrepeso. La obesidad incrementa el deterioro de huesos y músculos debido a una sobrecarga. 
Compartir
Dejar un comentario

Noticias Médicas