Cualquier persona que haya experimentado la incomodidad de los cálculos renales está ansiosa por saber si es probable que regresen o no. Sin embargo, actualmente son difíciles de predecir. Una nueva herramienta podría proporcionar una visión muy necesaria.

Aunque los científicos saben mucho sobre cómo y por qué se desarrollan los cálculos renales, siguen siendo una afección relativamente común.

En los Estados Unidos, se estima que afectan a 1 de cada 11 personas.

Los científicos están conscientes de ciertos factores de riesgo, pero una vez que alguien ha pasado un cálculo renal, sigue siendo difícil predecir si experimentará cálculos repetitivos y, de ser así, cuándo.

Algunas personas pueden tener sólo un episodio durante su vida, mientras que otras pueden tener recurrencias frecuentes que se asocian con dolor intenso.

Existen intervenciones que ayudan a reducir la probabilidad de formación de cálculos, pero pueden ser difíciles de mantener. Por ejemplo, las intervenciones en el estilo de vida dependen de que la persona siga una dieta estricta, lo que puede ser difícil a largo plazo.

Predicción de cálculos recurrentes
Recientemente, investigadores de la Clínica Mayo en Rochester, MN, describieron una nueva herramienta que puede predecir qué personas están en mayor riesgo de remisión.

Creen que si una persona sabe que está en alto riesgo, puede haber más esperanza de reducir los ataques repetidos.

Los científicos utilizaron datos del Proyecto Epidemiológico de Rochester y se centraron en los «formadores de cálculos renales crónicos» del Condado de Olmsted, MN. Los datos procedían de 1984 a 2017 e incluían 3.364 participantes con un total de 4.951 episodios de formación de piedras.

Al analizar a las personas más propensas a experimentar cálculos renales repetidos, identificaron algunos patrones. Por ejemplo, encontraron que los formadores de cálculos repetidos tendían a ser hombres y más jóvenes y tenían un índice de masa corporal (IMC) más alto.

Además, los antecedentes familiares de cálculos renales y embarazos anteriores aumentan el riesgo de formar cálculos repetitivos.

Luego, el equipo buscó patrones en el tamaño y la ubicación de las piedras. Encontró, por ejemplo, que las personas cuyos cálculos aparecían en una región del riñón llamada el polo inferior eran más propensas a experimentar cálculos de repetición.

Además, los individuos cuyos cálculos renales tenían un diámetro de 3-6 milímetros tenían un mayor riesgo de cálculos repetidos que aquellos cuyos cálculos eran más pequeños o más grandes que éste.

Una herramienta actualizada
Anteriormente, los científicos desarrollaron una herramienta que ayuda a predecir la probabilidad de futuros cálculos renales utilizando 11 factores. Sin embargo, encontraron que no funciona particularmente bien para las personas que ya han experimentado dos o más episodios.

Recientemente, los autores se propusieron mejorar la herramienta y hacerla más precisa para un sector más amplio de la sociedad. Publicaron sus métodos en la revista Mayo Clinic Proceedings a principios de este mes.

Los científicos utilizaron los datos que recopilaron para ampliar la herramienta y aumentar su precisión. La introducción de información diagnóstica específica, junto con preguntas sobre el sexo, los antecedentes de cálculos renales y la raza, permite predecir la probabilidad de que un cálculo renal reaparezca.

La herramienta actualizada utiliza 13 predictores independientes; el equipo espera que los profesionales de la salud la utilicen para informar las opciones de tratamiento e intervención. Por ejemplo, los pacientes y cuidadores pueden utilizarlo para decidir con qué rigor desean hacer cumplir los planes dietéticos.

Como explica el Dr. Lieske, alguien que tiene un mayor riesgo de recurrencia puede tener más «entusiasmo para adoptar medidas dietéticas y/o iniciar regímenes de medicamentos para prevenir ataques futuros».