El deterioro de la capacidad visual de las personas a veces facilita la aparición de este fenómeno, te lo explicamos a fondo.

Con el paso de los años, es muy probable que la vista se deteriore. Los ojos, como cualquier otra parte del órgano, también sufren las consecuencias del tiempo, perdiendo facultades y propiciando la aparición de determinados problemas visuales que nos hacen perder la capacidad para ver bien a cualquier distancia.

Uno de los fenómenos más habituales en este sentido es la aparición de lo que se conoce como moscas volantes. Esto, que en realidad se llama miodesopsias, no es más que el reflejo de que algo no va bien en el interior de toda la zona ocular. Generalmente tiene un origen bastante concreto, relacionado con el humor vítreo, pero es cierto que también puede aparecer como consecuencia de otras patologías oculares.

Huelga decir que, ante la aparición frecuente de esta moscas, es importante acudir a un especialista para que observe el caso con detenimiento y pueda proponer alguna solución o tratamiento efectivos. No obstante, también es importante conocer con exactitud qué son realmente y a qué se deben para no entrar en pánico sin razón.

Aquí vamos a hablar no solo de qué son estas moscas volantes, también vamos a explicar cómo se originan y, además, cómo suele ser el tratamiento de miodesopsias para acabar con ella por completo.

Entendiendo las miodesopsias

En la inmensa mayoría de casos, las miodesopsias se originan por el envejecimiento fisiológico del humor vítreo. Este conjunto gelatinoso, compuesto casi al 100% por humor acuoso y en un 1% por la mezcla de ácido hialurónico y colágeno, se encuentra en la parte anterior de la retina, de forma que se vuelven inseparables, aunque también conecta con el nervio óptico.

Debido a la exposición a la luz ultravioleta, el vítreo poco a poco pasa de ser una masa perfectamente homogénea a presentar irregularidades mientras envejece. Poco a poco, los puentes de moléculas que unen el colágeno con el ácido hialurónico se van deshaciendo y propician la aparición de grumos, agregados de colágeno e incluso pequeñas lagunas de este líquido gelatinoso.

Son estas acumulaciones las que hacen que veamos una especie de moscas volantes en la imagen que percibimos de nuestro entorno. Al comunicarse las pequeñas lagunas de humor vítreo licuado con la superficie de la retina, acaba apareciendo en nuestro campo de visión y generando esa extraña sensación que puede ir a peor con el paso del tiempo.

De hecho, los especialistas inciden especialmente en la urgencia y necesidad de acudir a un oftalmólogo profesional en el caso de que las moscas aparezcan con frecuencia, ya que hay un alto porcentaje de probabilidad de que esto derive de un desgarro en la retina que podría acabar produciendo un desprendimiento de la misma.

¿Cómo se tratan las miodesopsias?

Por lo general, la mejor forma de frenar el avance de las miodesopsias y evitar los problemas que pueden provocar no solo en los ojos, sino también en la calidad de vida de las personas que sufren este problema, es recurrir a una intervención quirúrgica conocida como vitrectomía.

Se trata de una cirugía en la que se realizan 3 pequeñas incisiones en el ojo, con una longitud aproximada de medio milímetro cada una, para introducir una serie de instrumentos con los que se elimina el vítreo y, además, se sanan los desgarros de la retina en caso de haberlos.

Aunque pensar en una cirugía suele ser algo que aterroriza a los pacientes, lo cierto es que esta intervención es de las más seguras que se pueden realizar. De hecho, es algo más que necesario, es recomendable, puesto que no solo se encarga de hacer que las miodeaopsias desaparezcan, también permite controlar al completo la retina para dejarla en el mejor estado posible y recuperar una visión perfecta, o al menos en su mejor estado de forma.

Desafortunadamente, proceder con esta técnica implica que, con el paso del tiempo, aparezcan cataratas que requieran de otra intervención más. Por eso, cuando el paciente en cuestión tiene también cataratas incipientes, se suele realizar una intervención doble con la que, además de limpiar y sanar la retina, también se introduce una pequeña lente para conseguir una capacidad visual más que notable.

Esas molestas moscas en los ojos pueden traer más problemas de los que parece a simple vista, por eso, insistimos en la importancia de acudir a un oftalmólogo profesional en el caso de que aparezcan con demasiada frecuencia. Pueden traer serias consecuencias para la salud ocular, por lo que no hay que perder el tiempo y acudir a especialistas para que se pongan manos a la obra con el tratamiento necesario.

Ver bien es algo que siempre trae consigo una mejor calidad de vida. Nunca renuncies a ello.