julio 18, 2024
modelos de terapia psicológica

¿Cuáles son los modelos de terapia psicológica más eficaces y cuál es el ideal para cada caso?

Existen diferentes tipos de terapia, cada una más eficaz dependiendo del caso personal. Conoce los modelos más populares en la actualidad, qué aspectos del paciente trabajan y qué tipo de resultados se pueden esperar: así se podrá elegir al psicólogo adecuado, dependiendo de su especialización.

La psicología es una disciplina amplia y diversa, pues a lo largo de su historia muchos teóricos han propuesto sus propios sistemas y técnicas terapéuticas para tratar las afecciones emocionales que se presentan en los pacientes. Hoy día, los psicólogos cuentan con herramientas de diferentes tipos para lograr el bienestar en el paciente.

Es preciso conocer los modelos de terapia psicológica más eficientes en la actualidad, y así saber bien antes de acudir a consulta. Al entender cada estrategia, y cómo se aplica, es posible determinar cuál tipo de terapia puede ser la más adecuada para nuestro caso, y buscar un terapeuta especializado en tal subdisciplina de la psicología. 

¿En qué consiste el psicoanálisis?

El psicoanalisis probablemente sea el modelo de terapia psicológica más reconocido, y por buena razón: es una teoría que desarrolla los diferentes procesos psíquicos, y cómo es posible trabajarlos para lograr una mejora en los comportamientos del paciente. Implica una terapia profunda, en la que se tratan aspectos como el inconsciente, los sueños y los deseos reprimidos.

La terapia de psicoanálisis destaca por ser de bastante longitud. Busca desarrollar una introspección profunda, para encontrar aquellos eventos de la infancia reprimidos que, hoy en día, afectan negativamente a la conducta. Para eso se necesita tiempo, pero el resultado lo vale: se pueden sanar las heridas desde la raíz, eliminando las conductas y pensamientos indeseados por completo.

EMDR: una terapia innovadora y vanguardista

La terapia EMDR (desensibilización y reprocesamiento por movimiento oculares) es una técnica psicológica relativamente reciente, pues comenzó a popularizarse a finales de los años 90. Hoy en día es ampliamente aplicada, sobre todo en pacientes con estrés postraumático: es una terapia que permite la desensibilización y reprocesamiento de los traumas vividos por el paciente, de forma efectiva y rápida.

En esta terapia, el paciente debe conectar brevemente con el recuerdo para pasar a un proceso asociativo con otros recuerdos y sensaciones más positivas, realizando un movimiento ocular para dejar de asociarse tan fuertemente con el trauma que está afectándole. Es, entonces, un tipo de terapia de exposición orientada a reanudar el proceso de sanación que se vio interrumpido por el trauma vivido.

La psicología humanista y su enfoque en el paciente

Un psicólogo humanista Madrid se diferencia de los tradicionales porque no está formado exclusivamente para tratar a pacientes enfermos, sino que busca desarrollar el potencial humano en todas sus aristas. La llamada “psicología humanista”, como su nombre lo indica, busca enfocarse más en la persona como “ser humano”, y menos como paciente.

En las terapias psicológicas humanistas, el cliente es el principal actor dentro del proceso terapéutico, y el psicólogo reconoce y respeta su poder de acción. El profesional aquí funciona más como un guía, orientándole a tomar el mejor camino para desarrollar sus aspectos cognitivos, emocionales y hasta corporales. El principal propósito de esta terapia es que la persona logre una satisfacción completa, la llamada “autorrealización”.

Terapia Gestalt: el “aquí y ahora”

La psicología humanista tiene varias subdisciplinas, que se basan en el enfoque original, pero aplican las terapias de una manera diferente. Los psicólogos Gestalt Madrid, por ejemplo, tienen un método de trabajo holístico: se toma en cuenta la totalidad del individuo, se integran los pensamientos y los comportamientos para dar lugar a un autoconocimiento más desarrollado.

En una terapia gestáltica se insta a los pacientes a que se centren en el “aquí y ahora”, para tener una mayor conciencia del presente y de las sensaciones actuales, tanto emocionales como corporales. Se le da importancia a la responsabilidad personal, a la autonomía y a la integración de todos los aspectos personales para lograr una vida auténtica y satisfactoria.

Compartir
Dejar un comentario

Noticias Médicas