La piel está sometida a muchas condiciones adversas a lo largo de nuestra vida: sol, contaminación, maquillaje, entre otros. Ésta es una realidad que vive con mayor fuerza el rostro y es por algunas condiciones de éstas, que puede llegar a mancharse pero hay formas de tratar esta realidad.

Las manchas faciales son de muchos tipos distintos, partiendo desde las comunes pecas hasta las más complejas producidas por el avance en la edad o enfermedades como el vitíligo. Reconocerlas con el apoyo de un especialista es la mejor forma de asegurar un tratamiento correcto.

Un centro médico estético Málaga tiene la facultad y competencia para el estudio de este tipo de situaciones, planteando a través de su estudio el camino apropiado para hacerlas desaparecer o, en su defecto, atenuarlas lo más que sea posible.

Para avanzar en este sentido es importante prever que el centro médico disponga de equipos de avanzada tecnología que faciliten atender estos casos y, más aún, cuando se presentan con otro tipo de condiciones, pudiendo fusionarse con tratamientos antiedad, de lifting o la atención a otras zonas del cuerpo, como el abdomen o las zonas íntimas.

Otro detalle que vale la pena destacar es que este equipo médico tiene los conocimientos adecuados para hacerle frente a cada caso particular, así como la cercanía y el buen trato para los pacientes, pues aunque a veces no se sientan tantos nervios, a todos nos gusta recibir un trato personal de confianza, cercano y familiar.

El cuidado ante la exposición solar

Una de las principales fuentes de acción nociva para la piel del rostro es la exposición al sol, que es algo que hacemos a diario. Para evitar que esto ocurra, lo más recomendable es crear una barrera mediante el uso de un protector solar.

Es importante hacer referencia a que los estudios clínicos han demostrado que las pieles más claras tienen mayor propensión a sufrir de manchas debido a las acciones de los micropigmentos. De hecho, buena parte de las manchas ocurren por ello, como las pecas, los léntigos solares, etcétera.

Además de eso, el cambio de clima genera efectos en la piel debido a que aumenta la sequedad. Para atacar este punto, lo más recomendable es utilizar cremas hidratantes en todos los meses del año y hacerse limpiezas profundas que eviten la proliferación de bacterias.

El tratamiento de las manchas faciales

Para tratar manchas faciales Málaga se seguirá un procedimiento de trabajo que, de forma evidente, partirá de la valoración de cada caso y el levantamiento de su respectivo historial médico. Esto facilitará detectar las causas que han originado dicha situación y también determinar el nivel de complejidad que se tenga para aplicar el tratamiento más apropiado.

Según lo anterior, se planteará entonces el procedimiento a seguir. Cuando las manchas son producidas por efectos del sol, por ejemplo, y se encuentran en la capa más superficial de la piel, la eliminación con el apoyo del láser es lo más apropiado y lo que generará resultados más rápidos. También es útil para otro tipo de condiciones muy comunes como las pecas o los lunares.

Otro tipo de tratamiento se orienta al peeling químico. Con este procedimiento se busca exfoliar la piel a través del uso de distintas sustancias químicas generando resultados muy positivos.

Es importante advertir que los buenos resultados en el tratamiento de las manchas irán muy ligados al nivel de profundidad que éstas tengan, pues mientras más superficiales sean más posibilidades de éxito se tienen.

Además de eso, las condiciones de salud del paciente también son claves. Cuando las manchas se deben a enfermedades determinadas, quizás haga falta atacar primero ese padecimiento y después sus efectos secundarios que, en este caso, serían las manchas.

Del resto sólo quedará evitar que aparezcan y una de las formas más sencillas de lograrlo es utilizando productos de buena calidad para el rostro, apoyarse en protectores solares y siempre mantener una hidratación apropiada para que, además, luzca fresco, terso y saludable.