Los casos de sarampión en Europa se triplicaron entre 2017 y 2018 hasta alcanzar los 82.596, la cifra más alta registrada en esta década, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Aunque las tasas de vacunación están mejorando, la OMS dice que la cobertura no es lo suficientemente alta como para prevenir la circulación del virus en muchos países.

Ucrania registró el año pasado el mayor número de casos de sarampión, más de diez veces más que Serbia, el país que ocupa el segundo lugar.

Más del 90% de los casos se produjeron en 10 países, entre ellos Francia, Italia y Grecia.

El sarampión es una enfermedad viral altamente infecciosa que a veces puede conducir a graves complicaciones de salud, incluyendo infecciones de los pulmones y el cerebro.

En Europa se produjeron 72 muertes por sarampión en 2018, frente a 42 en 2017.

Los países europeos con el mayor número de casos de sarampión entre enero y diciembre de 2018 fueron:

Ucrania (53.218)
Serbia (5.076)
Israel (2.919)
Francia (2.913)
Italia (2.517)
Federación de Rusia (2.256)
Georgia (2.203)
Grecia (2.193)
Albania (1.466)
Rumanía (1.087)
En el Reino Unido, el año pasado se registraron 953 casos de sarampión.

Mientras tanto, Ucrania tiene la tasa más alta de casos de sarampión en Europa, con 1.209 por cada millón de habitantes, 10 veces la tasa del país en 2017.

¿Por qué hay un brote de sarampión en Europa?
Y esto explica en gran medida el fuerte aumento del total de casos en Europa, de 25.863 en 2017 a más de 82.000 en 2018.

Las tasas de vacunación contra el sarampión, las paperas y la rubéola en Ucrania disminuyeron drásticamente durante varios años durante su conflicto con Rusia, alcanzando el 31% en 2016, una de las más bajas del mundo.

A finales de 2017, el porcentaje de niños y niñas que habían sido vacunados en Ucrania había mejorado significativamente, hasta alcanzar el 90%, pero, según la OMS, ahora es necesario mantenerlo para proteger a la población de nuevos brotes de sarampión.

Lagunas a nivel local
La Dra. Zsuzsanna Jakab, directora regional de la OMS para Europa, dijo: «El panorama para 2018 deja claro que el ritmo actual de progreso en el aumento de las tasas de inmunización será insuficiente para detener la circulación del sarampión.

«Aunque los datos indican una cobertura de inmunización excepcionalmente alta a nivel regional, también reflejan un número récord de personas afectadas y muertas por la enfermedad.

«Esto significa que las brechas a nivel local todavía ofrecen una puerta abierta al virus.»

La OMS afirma que el aumento de los casos de sarampión en 2018 se produjo después de un año en el que los países europeos alcanzaron su mayor cobertura jamás estimada para la segunda dosis de la vacuna contra el sarampión: el 90%.

El porcentaje de niños que recibieron la primera dosis de la vacuna también aumentó al 95%.