junio 21, 2024

La inflamación en la mediana edad acelera el declive cognitivo

A medida que envejecemos, podemos experimentar una disminución en nuestra capacidad mental. Un estudio reciente ha concluido que la inflamación crónica en la mediana edad podría acelerar este declive a medida que envejecemos.

La edad promedio de la población de los Estados Unidos está aumentando gradualmente, por lo que las condiciones de la vejez se están convirtiendo en el centro de atención.

El hecho de envejecer se asocia con una disminución progresiva de las capacidades de pensamiento promedio.

Sin embargo, sólo puede afectar a algunas personas de manera muy leve, mientras que otros individuos pueden desarrollar déficits cognitivos significativos.

La comprensión de los factores de riesgo implicados es cada vez más importante.

Ya conocemos algunos factores de riesgo; por ejemplo, los niveles más bajos de actividad física, el tabaquismo y la obesidad parecen aumentar la tasa de disminución.

Recientemente, algunos científicos han dirigido su atención hacia el papel potencial de la inflamación.

La inflamación y sus consecuencias
Como mecanismo de protección que previene cualquier daño a los tejidos, la inflamación ocurre en respuesta a una infección o lesión. Sin embargo, si esta inflamación aguda continúa durante períodos más largos, lo que los médicos llaman inflamación crónica, puede causar daño.

Los científicos ya han relacionado la inflamación con una serie de problemas de salud, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la diabetes y el asma. ¿Podría la inflamación tener algo que ver con el declive cognitivo?

Investigadores de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, MD, recientemente se propusieron responder a esta pregunta. Publicaron sus hallazgos en la revista Neurology.

Según el coautor del estudio, Keenan A. Walker, Ph.D., «Otros estudios han analizado la inflamación crónica y sus efectos en el cerebro de las personas mayores», pero esta vez querían ver si la inflamación crónica en la mediana edad podría influir en el declive cognitivo en la tercera edad.

Utilizaron datos del Estudio del riesgo de aterosclerosis en las comunidades, que dio seguimiento a 12,336 personas con una edad promedio de 57 años durante unos 20 años.

Para evaluar los niveles de inflamación al comienzo del estudio, los científicos midieron biomarcadores en la sangre: fibrinógeno, conteo de glóbulos blancos, factor von Willebrand y factor VIII.

Al combinar las medidas de estos marcadores establecidos de inflamación, el equipo dio a cada persona una puntuación compuesta de inflamación.

Alrededor de 3 años después del inicio del estudio, también evaluaron a cada participante en busca de otro marcador de inflamación: Proteína C reactiva.

Medición del declive
Los investigadores calificaron la capacidad cognitiva de cada persona al inicio del estudio, de 6 a 9 años después y de nuevo al final del estudio.

Durante el análisis, tuvieron en cuenta una serie de factores que podrían influir en las habilidades de pensamiento de una persona. Estos factores incluían el nivel de educación y la presencia de enfermedades cardíacas y presión arterial alta.

Al final del estudio, los participantes que tenían el nivel más alto de inflamación crónica al principio experimentaron una reducción del 8 por ciento en la capacidad cognitiva en comparación con los que tenían los niveles más bajos de inflamación.

De manera similar, los que tenían los niveles más altos de proteína C reactiva experimentaron una reducción de 12 por ciento en la capacidad mental.

«En general, el cambio adicional en las habilidades de pensamiento y memoria asociado con la inflamación crónica fue modesto», explica Walker, «pero fue mayor que lo que se ha visto anteriormente asociado con la hipertensión arterial en la mediana edad».

Los investigadores también mostraron que el declive cognitivo afectaba más severamente la memoria de los participantes y su lenguaje y planificación en menor medida.

«Se cree que muchos de los procesos que pueden llevar a una disminución en las habilidades de pensamiento y memoria comienzan en la mediana edad, y es en la mediana edad que también pueden ser más receptivos a la intervención».

Keenan A. Walker, Ph.D.
¿Causa o efecto?
En lugar de ser estos hallazgos preocupantes, los autores del estudio esperan que la gente los tome como un llamado a la acción. Como dice Walker, «Nuestros resultados muestran que la inflamación crónica puede ser un objetivo importante para la intervención».

Sin embargo, se necesitará más trabajo antes de que podamos concluir que la inflamación causa deterioro cognitivo.

Walker también dice que podría ser que «la inflamación no es una causa sino un marcador de, o incluso una respuesta a, las enfermedades cerebrales neurodegenerativas que pueden conducir a un declive cognitivo».

Aunque el estudio utilizó una muestra grande, hubo algunas deficiencias. Por ejemplo, las personas con los niveles más altos de inflamación al inicio del estudio eran más propensas a abandonar o morir antes de las pruebas finales, lo que sesgaba ligeramente los datos.

Como señalan los autores del estudio, podrían haber mejorado su estudio evaluando las capacidades cognitivas de forma más regular y con pruebas más detalladas. Además, podría ser interesante repetir un experimento similar e incluir más biomarcadores de inflamación.

Actualmente, tanto el declive cognitivo como la inflamación son temas candentes en la investigación médica, por lo que es seguro que seguirán más estudios.

Compartir
Dejar un comentario

Noticias Médicas