Las denominadas o llamadas glándulas parótidas a su vez también  forman parte del grupo de nuestras  glándulas salivares, que dicho sea de paso son las que completan los dos maxilares inferiores y  también las dos sublinguales, mismas que a su vez  Están situadas, una a cada lado, lo que está localizada al final de los maxilares y también s encuentra a la altura de la parte inferior de las dos orejas.

Sobre todo por que resultan de características por las que  son consideradas como  las más grandes y también las más complejas de todo  este conjunto glandular, pues son las que a su vez  contienen los ganglios linfáticos y que también se encuentra sesgadas por nuestra carótida por el lado de nuestro nervio facial de donde se origina la vena yugular que es la que nos ayuda a producir la saliva más espesa que podemos tener.

Considero de mucha importancia que conozcas el dato informativo de que al momento inmediato de que aparezca  la inflamación de las glándulas parótidas debe ser motivo de consulta médica de una manera inmediata, pues se necesita de una manera muy precisa  establecer un diagnóstico que pueda resultar como diferencial y de esa manera el poder  definir el correspondiente tratamiento a que el medico considere será el más indicado, lo que en realidad resultaría  diferente según cuál sea la causad e la inflamación.

Causas

Pero en  el caso de que se trate de un tumor ya es otra cosa puesto que ya será necesaria la cirugía para poder  extirparlo y luego o después su posterior análisis  para de esa manera lograr determinar si es benigno o maligno y poder tratarlo según su patología y lograr que superes este tipo de inestabilidad médica.

Definitivamente las glándulas parótidas se nos pueden inflamar por distintas causas – entre las cuales te podemos mencionar la aparición de algún tipo de  virus o  la aparición de infecciones, que tienen la facultad de que se pueden inflamar como  producto de la retención de saliva y a su vez se manifiesta formando cálculos salivales, mismos que tienen la característica de aparecer entre los 30 y los 50 años de edad.

Una de las mayores características que presenta esta inflamación en nuestras parótidas es la brutal retención de saliva, pero eso no es todo ya que también podemos tener presencia de piedras igual que como las tenemos en algunos casos en nuestros riñones, por lo que aquí tiene el nombre de cálculo salival que no es otra cosa que la existencia de cálculos en nuestras glándulas parótidas.

Aunque la verdad  es que por las razones que sean  nuestras  glándulas salivales se pueden inflamar por causa ya sea de  un virus o por la aparición de una infección, aunque otra de las  razones que logran inflamar las glándulas  es  que el conductor de drenaje de esas glándulas se encuentre tapado ya que de esa forma no estará realizando sus funciones de a mejor manera por lo que es necesaria toda la ayuda médica que puedas recibir.

Tratar la inflamación de las glándulas parótidas


 
Para tratar la inflamación de las glándulas parótidas por lo general lo que se recomienda es el poder estimular la producción de la  saliva, lo que podemos lograr comiendo dulces sin azúcar, chicles o también tomar muchas bebidas, por ejemplo para que podamos  limpiar las glándulas salivales con el mayor flujo salival y así de esa manera lograremos el  poder expulsar cálculos menores por lo que este tipo de  tratamiento incluye analgésicos y también incluye el uso de  antiinflamatorios, además de antibióticos contra las bacterias patógenas. Pero de no poder obtener  resultados positivos lo que continua es  recurrir a una cirugía.

Finalmente quedemos claros que esto no es más que  una inflamación  de nuestras paperas, que causan inflamación en las  parótidas y también  afectan todo lo referente  del tejido epitelial ubicado alrededor, lo que realmente  ocurre tanto  en países desarrollados como en los  países subdesarrollados y  es también una afectación  más frecuente en los niños que en los  adultos, pero también podemos encontrar problemas mayores en el caso de que no sea  tratada a tiempo, ya que nos puede afectar considerablemente  la salud de nuestros  niños, afectación que incluso le puede  llegar a producir sordera parcial o completa. 

Así mismo existen otras posibles  causas de inflamación de los conductos parotídeos que muy bien  podrían ser enfermedades como el VIH/SIDA o el síndrome de Sjögren; ya que esto ocurre debido a que  el sistema inmunológico invade las glándulas de una manera invasiva y constante.