junio 21, 2024
visitar al oftalmologo

La importancia de las revisiones oftalmológicas

En el mundo, existen más de 180 millones de personas que padecen de algún tipo de problema visual, este dato es según la OMS (Organización Mundial de la Salud) y en la mayoría de estos casos, el resultado de no atacar a tiempo es la ceguera. 

Este tipo de examen es siempre realizado por un oftalmólogo, este profesional de la salud puede evaluar, a través de los vasos sanguíneos, la salud o estado visual de la retina. Mediante esta, se puede ayudar a prevenir la diabetes, la hipercolesterolemia y la hipertensión.

Un examen ocular u oftalmológico tiene como finalidad ayudar a corregir problemas más serios como la miopía, hipermetropía o el astigmatismo. Lo normal es que este chequeo se realice de forma anual para evitar que la enfermedad progrese, las pruebas rutinarias van desde medir la agudeza visual hasta otras exploraciones.

Ahora bien, según sea la edad de la persona que se someta a las revisiones oftalmológicas, deberá chequearse en menor o mayor frecuencia la visión.  De no hacerlo, se corre el riesgo de padecer enfermedades que no son detectables rápidamente y posteriormente, sufrir de pérdida de la visión.

¿Quiénes necesitan una revisión oftalmológica?

El cuidado de la visión es recomendado desde temprana edad, incluso antes de la escolarización. Es mucho mejor la detección y tratamiento a tiempo para así evitar la discapacidad. Ahora bien, están en mayor riesgo quienes presentan graduaciones miópicas a grandes rasgos.

También las personas diabéticas están en riesgo, el control es más exhaustivo y requiere de gran importancia. Es necesario prestar atención a síntomas como la resequedad ocular o algún deslumbramiento y en caso de que esto sea consecutivo acudir a un especialista.

Existen profesionales muy buenos, pero en la clínica de oftalmología Luz Clinic son especialistas en la salud de la vista y cirugía ocular. Es necesario que atiendas a tiempo cualquier molestia, con el asesoramiento adecuado y de forma individualizada. 

¿En qué consisten las revisiones oftalmológicas?

A primera vista, las pruebas visuales son bastante sencillas y rápidas que logran ayudar al especialista a conseguir una respuesta bastante positiva a un primer diagnóstico para saber si el paciente necesita gafas o no. Ahora bien, algunos exámenes más detallados serían:

Determinación de la agudeza visual, en el que se estudia el grado de visión que posee actualmente el paciente. Es decir, el examen trata sobre si las letras pequeñas pueden ser visualizadas, se utilizan unos cuadros que se ubican a una distancia de seis metros.

Medición de la refracción automática del ojo, se utiliza un instrumento especial que se llama foróptero, el cual, se coloca en el ojo del paciente y se mira a través de este con la finalidad de poder apreciar una tabla optométrica que se ubica delante, a cinco metros. Es una prueba que sirve para descubrir si se posee algún defecto ocular.

Prueba con rejilla de Amsler, es aquella en la que se usa una especie de plantilla con un punto en el medio de algunos cuadrados. El paciente se coloca según las instrucciones del oftalmólogo, a una distancia recomendada. Es una prueba que busca conocer si el ojo tiene algún tipo de alteración, específicamente en la mácula.

Diagnosticar algún problema con la mácula ocular viene proporcionalmente determinado por la edad, y es la principal causa de ceguera en las personas que superan los 55 años de edad.

Son pruebas que solo un excelente profesional de la oftalmología puede realizar. Son necesarias para que nuestra visión sea pertinentemente evaluada y así nos ofrezcan soluciones adaptadas a nuestra calidad de visión.

Compartir
Dejar un comentario

Noticias Médicas