Un nuevo estudio sugiere que mientras más flexiones pueda hacer un hombre, menor será su riesgo cardiovascular y viceversa. Estos hallazgos pueden establecer una nueva medida de evaluación de riesgos que es simple y no requiere equipo especializado costoso.

Los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que cada año se producen 17,9 millones de muertes por enfermedades cardiovasculares (ECV), lo que representa aproximadamente el 31 por ciento de las muertes mundiales.

Muchos de los factores que aumentan el riesgo de CVD son modificables, principalmente una dieta poco saludable, la falta de actividad física, el tabaquismo o el consumo frecuente de alcohol.

Por lo tanto, la relación entre el ejercicio -especialmente la aptitud física- y la ECV no es nueva.

Sin embargo, los métodos actuales para evaluar correctamente el estado físico en relación con el riesgo cardiovascular, como la prueba de esfuerzo por ejercicio cardíaco (o la prueba de ejercicio submaximal en cinta rodante), son costosos y pueden llevar bastante tiempo.

Ahora, los hallazgos de un nuevo estudio de la Harvard T.H. Chan School of Public Health en Boston, MA, podrían permitir a los médicos estimar el riesgo más fácilmente, basándose simplemente en la capacidad de una persona para completar múltiples flexiones de brazos.

Los resultados, que aparecen en JAMA Network Open y son accesibles en línea, indican que los hombres físicamente activos que son capaces de hacer más de 40 flexiones de brazos pueden tener un riesgo menor de CVD que sus compañeros que pueden completar menos flexiones de brazos.

«Nuestros hallazgos proporcionan evidencia de que la capacidad de flexión podría ser un método fácil y gratuito para ayudar a evaluar el riesgo de enfermedad cardiovascular en casi cualquier entorno», dice el primer autor, el Dr. Justin Yang.

«Sorprendentemente, la capacidad de flexión de brazos estaba más fuertemente asociada con el riesgo de enfermedad cardiovascular que los resultados de las pruebas submáximas en cinta rodante», agrega.

Cuantas más flexiones puedas hacer, mejor.
En el estudio actual, que probablemente sea el primero de su tipo, el equipo de investigación recopiló y analizó la información de salud de 1,104 bomberos masculinos activos con una edad promedio de 39.6 años y un IMC promedio de 28.7 años. Estos datos abarcaban un período de diez años, entre 2000 y 2010.

Al comienzo del estudio, los investigadores midieron tanto la capacidad de flexión de brazos como la tolerancia submáxima al ejercicio en cinta rodante de cada participante.

Los investigadores reunieron los datos relevantes restantes a través de los exámenes físicos anuales de los participantes y pidiéndoles que rellenaran una serie de cuestionarios médicos.

A lo largo de los 10 años, los investigadores registraron 37 eventos relacionados con las ECV en la cohorte de voluntarios. Notablemente, todos menos uno de estos resultados ocurrieron en hombres que habían podido hacer 40 o menos flexiones de pecho al comienzo del estudio.

El análisis de los investigadores reveló que los participantes que habían podido completar más de 40 flexiones de brazos al principio tenían un riesgo cardiovascular 96 por ciento menor que los hombres que habían completado 10 flexiones de brazos o menos.

Además, el equipo señala que la capacidad de flexión de brazos tenía un vínculo más fuerte con un menor riesgo de ECV incluso que la capacidad aeróbica, que se mide a través de la prueba de ejercicio submáximo en cinta rodante.

Sin embargo, los investigadores advierten que debido a que su cohorte de participantes estaba compuesta por individuos de un grupo específico – hombres activos de entre 30 y 40 años – los hallazgos podrían no aplicarse a las mujeres, o a los hombres que son mayores, más jóvenes o menos activos físicamente que los de la cohorte.

Aún así, los hallazgos actuales siguen siendo importantes para establecer el vínculo entre la salud cardiovascular y el ejercicio, sostienen los investigadores.