Una nueva investigación sugiere que la apnea obstructiva del sueño puede dañar la capacidad de una persona para formar recuerdos significativos sobre su vida personal. Tal disfunción puede, a su vez, ser un signo de depresión, advierten los investigadores.

La apnea obstructiva del sueño (AOS) es un trastorno del sueño que afecta a más de 18 millones de adultos en los Estados Unidos y a más de 100 millones de personas en todo el mundo.

Las personas con esta afección a menudo tienen un sueño fragmentado debido a que la AOS interrumpe su respiración de manera breve pero repetitiva.

La AOS también reduce los niveles de oxígeno de una persona, y la combinación de sueño deficiente y privación de oxígeno aumenta el riesgo de problemas cardiovasculares, trastornos del estado de ánimo y problemas de memoria.

Una nueva investigación se centra en una posible consecuencia de la AOS: la depresión. Estudios anteriores han encontrado que las tasas de depresión son más altas entre las personas con AOS, pero los mecanismos detrás de esta asociación no estaban claros.

El nuevo estudio, dirigido por Melinda Jackson, investigadora principal de la Royal Melbourne Institute of Technology (RMIT) University en Melbourne, Australia, investiga la relación entre la AOS y la memoria autobiográfica.

¿Qué es la memoria autobiográfica?
La memoria autobiográfica se refiere a la capacidad de una persona para memorizar episodios específicos y retener información sobre su vida personal. La investigación ha vinculado previamente la memoria autobiográfica dañada con la depresión.

«Sabemos que los recuerdos autobiográficos demasiado generales -en los que la gente no recuerda muchos detalles específicos de los acontecimientos de la vida- están asociados con el desarrollo de la depresión persistente», explica el Dr. Jackson.

Ella continúa explicando la motivación de su investigación. «La apnea del sueño también es un factor de riesgo significativo para la depresión, así que si podemos entender mejor los mecanismos neurobiológicos en el trabajo, tenemos la oportunidad de mejorar la salud mental de millones de personas».

En el nuevo estudio, el Dr. Jackson y sus colegas examinaron la relación entre la AOS y la memoria autobiográfica; los investigadores publicaron sus hallazgos en el Journal of the International Neuropsychological Society.

Recuerdos’sobregenerales’ y apnea del sueño
El Dr. Jackson y el equipo examinaron a 44 adultos que tenían AOS pero que no los estaban tratando activamente y a 44 adultos sanos sin AOS. Los investigadores observaron las habilidades de los individuos para recordar varios tipos de recuerdos de su infancia, su vida adulta temprana y eventos recientes.

El estudio reveló que las personas con AOS tenían considerablemente más «recuerdos generales» que las personas sin AOS. Las memorias sobregenerales describen memorias que la gente no puede recordar con mucho detalle.

En el estudio actual, más del 52 por ciento de los participantes que tenían AOS tenían memorias generales, mientras que menos del 19 por ciento de los participantes del grupo de control tenían memorias generales.

Además, el estudio comparó la memoria semántica con la memoria episódica. El primero describe hechos e información detallados sobre la historia personal de alguien, mientras que el segundo describe la capacidad de recordar acontecimientos o «episodios» más amplios.

Los investigadores encontraron que aunque la memoria episódica de las personas con AOS estaba intacta, su memoria semántica estaba dañada.

Además, establecieron una correlación entre un mayor número de memorias autobiográficas y una peor memoria semántica en ambos grupos.

«Nuestro estudio sugiere que la apnea del sueño podría dañar la capacidad del cerebro para codificar o consolidar ciertos tipos de recuerdos de la vida, lo que dificulta que la gente recuerde detalles del pasado», explica el Dr. Jackson.

«Los escáneres cerebrales de las personas con apnea del sueño muestran que tienen una pérdida significativa de materia gris de regiones que se superponen con la red de memoria autobiográfica», continúa el científico.

El Dr. Jackson, investigador principal de la Escuela de Ciencias Biomédicas y de la Salud de RMIT, esboza algunas directrices para futuras investigaciones.

«Tenemos que ver si hay un mecanismo neurobiológico compartido en funcionamiento, es decir, si la disfunción de esa red conduce tanto a la depresión como a problemas de memoria en las personas con apnea del sueño».

En el futuro, la Dra. Jackson y su equipo planean «determinar si el tratamiento exitoso de la apnea del sueño también puede ayudar a contrarrestar algunos de estos problemas de memoria o incluso restaurar los recuerdos que se han perdido».