abril 16, 2024

Todo lo que debes saber sobre el EVC isquémico: causas, síntomas y tratamientos

¡Bienvenidos a Noticias Médicas! En este artículo vamos a hablar sobre el EVC isquémico, una condición médica que afecta a miles de personas en todo el mundo. El EVC isquémico, también conocido como accidente cerebrovascular isquémico, ocurre cuando se produce un bloqueo o estrechamiento de los vasos sanguíneos que llevan sangre al cerebro. Esta interrupción del flujo sanguíneo puede tener graves consecuencias para la salud y el bienestar de los pacientes. En este artículo, exploraremos las causas, los síntomas y los tratamientos disponibles para el EVC isquémico. ¡Sigue leyendo para obtener información valiosa!

EVC isquémico: ¿Qué deben saber los profesionales de la salud?

El EVC isquémico, también conocido como accidente cerebrovascular isquémico, es una condición médica grave que afecta el suministro de sangre y oxígeno al cerebro. Es importante que los profesionales de la salud estén familiarizados con esta condición para poder brindar un diagnóstico y tratamiento adecuados.

¿Qué deben saber los profesionales de la salud?

1. Síntomas: Los síntomas del EVC isquémico pueden variar dependiendo del área del cerebro que esté afectada. Los profesionales de la salud deben estar atentos a signos como debilidad o parálisis repentina en el rostro, brazos o piernas, dificultad para hablar o comprender el lenguaje, problemas de visión, mareos, pérdida del equilibrio o coordinación, y dolor de cabeza intenso y repentino.

2. Diagnóstico: Los profesionales de la salud deben ser capaces de realizar una evaluación rápida y precisa para diagnosticar un EVC isquémico. Esto puede incluir preguntar sobre los síntomas, examinar las habilidades motoras y cognitivas del paciente, realizar pruebas de imagen como una resonancia magnética o una tomografía computarizada, y analizar los resultados de pruebas de laboratorio.

3. Tratamiento de emergencia: El tiempo es crucial en el tratamiento de un EVC isquémico. Los profesionales de la salud deben estar preparados para administrar un tratamiento de emergencia llamado trombolisis intravenosa con activador del plasminógeno tisular (tPA) dentro de las primeras 4.5 horas desde el inicio de los síntomas, si el paciente cumple con los criterios establecidos.

4. Manejo a largo plazo: Después del tratamiento de emergencia, los profesionales de la salud deben seguir brindando atención y apoyo a los pacientes que han sufrido un EVC isquémico. Esto puede incluir la prescripción de medicamentos para prevenir nuevos eventos cerebrovasculares, la recomendación de cambios en el estilo de vida como una dieta saludable y ejercicio regular, y referir al paciente a terapias de rehabilitación física, ocupacional o del habla, según sea necesario.

En resumen, los profesionales de la salud deben tener un conocimiento sólido sobre el EVC isquémico, desde sus síntomas y diagnóstico hasta el tratamiento de emergencia y el manejo a largo plazo. La detección temprana, el diagnóstico preciso y el tratamiento adecuado son fundamentales para mejorar el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes que sufren esta condición.

Algunas dudas para resolver..

¿Cuáles son los tratamientos más efectivos para el EVC isquémico?

El tratamiento más efectivo para el EVC isquémico es la administración temprana de un medicamento llamado rt-PA intravenoso, el cual disuelve el coágulo que está obstruyendo el flujo sanguíneo al cerebro. Además, la realización de una trombectomía mecánica también puede ser una opción en algunos casos, donde se utiliza un catéter para extraer el coágulo. Ambos tratamientos deben realizarse dentro de las primeras horas después del inicio de los síntomas para mejorar las posibilidades de recuperación del paciente. Es importante buscar atención médica de emergencia ante cualquier sospecha de EVC isquémico.

¿Cuál es la diferencia entre un EVC isquémico y un EVC hemorrágico?

La diferencia entre un EVC isquémico y un EVC hemorrágico radica en la causa y el mecanismo de la lesión cerebrovascular. En un EVC isquémico, se produce una obstrucción o bloqueo en una arteria cerebral, lo que provoca una disminución del flujo sanguíneo al cerebro y falta de oxígeno, lo que daña las células cerebrales. En cambio, en un EVC hemorrágico, se produce una ruptura de un vaso sanguíneo en el cerebro, lo que provoca una hemorragia y acumulación de sangre en el tejido cerebral. Ambos tipos de EVC requieren atención médica urgente.

¿Cuáles son los factores de riesgo más comunes para desarrollar un EVC isquémico?

Los factores de riesgo más comunes para desarrollar un EVC isquémico son: hipertensión arterial, diabetes, tabaquismo, obesidad, colesterol elevado, antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular y edad avanzada.

Compartir
Dejar un comentario

Noticias Médicas