Información

La encefalopatía hepática, es también conocida en la actualidad como coma hepático, no es más que una disfunción de nuestro cerebro que se ocasiona por medio de  la inca pacida de funcionar de una manera correcta de nuestro hígado en  cuanto a la eliminación de las toxinas que se pueden encontrar en nuestro torrente sanguíneo, lo que en algunos pacientes se puede llegar a controlar y mejorar pero en otros simplemente se vuelve una complejidad crónica

A pesar de tantos estudios y tantos logros en el avance de las maneras de cómo controlar esta enfermedad aún se desconoce su origen, puesto que los científicos aún no han podido determinar de dónde o como se origina  la enfermedad en sí, por lo tanto no se ha detectado de donde aparece esta enfermedad así como las derivadas como por ejemplo la hepatitis B o la llamada cirrosis

Aunque si se tienen datos confiables en cuanto a otras causa derivadas de esta enfermedad, así como que el cerebro queda muy expuesto a la aparición de problemas relacionados con sustancias toxicas esto como consecuencia de que el hígado no está realizando sus funciones de una manera satisfactoria en lo referente a eliminar las toxinas que se encuentra en nuestro torrente sanguíneo por medio de la evacuación de líquidos.

Ya que no olvides que una de las principales funciones de nuestro hígado es expulsar toesa las saleas y toxinas así como evitar la retención de líquidos en nuestro organismo, como en el caso del amoniaco que nuestro hígado se encarga de depurar y de transformar en una sustancia que no representa ningún peligro para nuestro organismo pero cuando lo logra de  ninguna manera es cuando surgen en nuestra vida problemas de orden hepático.

Síntomas

Cuando hablamos de encefalopatía hepática, los síntomas van surgiendo poco a poco para empeorar de una manera gradual, o pueden aparecer de una sola vez pero con un estado ya bien avanzado, todo va en dependencia de cuan avanzada este la enfermedad en nuestro organismo es de esa misma manera los síntomas nos van a ir surgiendo de una u otra manera como ya te contamos.

Para podernos ayudar  a controlar esta enfermedad así como ayudarnos también  a acudir por ayuda a tiempo, han clasificado los síntomas en dos aspectos fundamentales, que a continuación  te vamos a contar, para que  logres comprender mejor de que se trata esta enfermedad y sobre todo cuáles son sus síntomas y de qué manera es que nos van apareciendo y lo que es mejor el porque nos aparecen en una determinada etapa.

Síntomas leves, aquí encontramos como síntomas a los problemas de mal aliento, así también como los trastornos de nuestras horas que normalmente dormimos, así también el tener ciertos olvidos que en su momento consideramos sin importancia, y también podemos presentar algunos cambios notorios en nuestra personalidad, y por si fuera poco también tenemos problemas de escritura.

Así como también tenemos los síntomas graves, tales como el temblor en nuestras manos así como también,  la aparición de somnolencia y la confusión sobre algunos datos de nuestra vida diaria, lo que nos lleva como desenlace a sufrir  de trastorno de personalidad, así como que nuestros movimientos se van volviendo lentos y también sufrimos de una grave o pronunciad dificultad para pronunciar las palabras que normalmente utilizamos.

Tratamiento.

En cuanto al tratamiento, todo depende de la valoración que cada médico haga sobre el paciente que la padece, porque en algunos casos lo mejor es que el paciente sea ingresado a un hospital, pero todo depende en su totalidad del grado de la enfermedad porque es la mejor manera para poder tratar este padecimiento de una manera muy eficiente y acertada ya que otro posible tratamiento puede ser el que es enfocado en tratar las posibles infecciones que puedan haber surgido,  así como también, las posibles infecciones que podamos haber adquirido.

Durante el proceso de estos tratamientos es de suma necesidad que el paciente se encuentre, en un buen estado de nutrición, así como también muy bien asistido con un buen sistema de oxigenación  en los pulmones,  por otro lado para que se pueden o logre evitar más implicaciones sobre todo en el encéfalo, se pueden aplicar sedantes para que el paciente este más calmado en cuanto al nivel de ansiedad, pero muchas  veces no es muy efectivo por que por los mismo trastornos del hígado no pueden ser asimilados de la mejor manera por nuestro organismo, por lo que no siempre es eficiente.