El último estudio para explorar el impacto del ayuno en el cuerpo humano concluye que aumenta la actividad metabólica más de lo que se había observado anteriormente e incluso puede impartir beneficios antienvejecimiento.

Los estudios han demostrado que el ayuno intermitente puede ayudar a ciertas personas a perder peso.

Aunque los investigadores todavía están debatiendo exactamente qué tan efectivo puede ser el ayuno para la pérdida de peso, nuevas investigaciones sugieren otros beneficios.

En ratas, por ejemplo, los estudios muestran que el ayuno puede aumentar la esperanza de vida.

Aunque es emocionante, la evidencia de esto en los humanos aún no se ha visto.

El estudio más reciente -que los autores han publicado ahora en la revista Scientific Reports- da una nueva mirada al ayuno en humanos y proporciona nuevos conocimientos.

«Estudios recientes sobre el envejecimiento han demostrado que la restricción calórica y el ayuno tienen un efecto que prolonga la vida de los animales modelo», dice el primer autor del estudio, el Dr. Takayuki Teruya, «pero el mecanismo detallado sigue siendo un misterio».

En particular, los científicos del Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa de la Universidad de Posgrado de Japón examinaron su impacto en el metabolismo.

Al comprender los procesos metabólicos implicados, el equipo espera encontrar formas de aprovechar los beneficios del ayuno sin necesidad de privarse de alimentos durante períodos prolongados.

Para investigar, ayunaron a cuatro voluntarios durante 58 horas. Usando metabolómica, o la medición de metabolitos, los investigadores analizaron muestras de sangre entera a intervalos durante el período de ayuno.

¿Qué sucede durante el ayuno?
A medida que el cuerpo humano está hambriento de alimentos, se producen una serie de cambios metabólicos distintos.

Normalmente, cuando los carbohidratos están fácilmente disponibles, el cuerpo los utiliza como combustible. Pero una vez que se han ido, busca energía en otra parte. En un proceso llamado gluconeogénesis, el cuerpo obtiene glucosa de fuentes no carbonatadas, como los aminoácidos.

Los científicos pueden encontrar evidencia de gluconeogénesis al evaluar los niveles de ciertos metabolitos en la sangre, incluyendo carnitinas y butirato.

Como era de esperar, después del ayuno, los niveles de estos metabolitos estaban presentes en la sangre de los participantes. Sin embargo, los científicos también identificaron muchos más cambios metabólicos, algunos de los cuales les sorprendieron. Por ejemplo, vieron un marcado aumento en los productos del ciclo del ácido cítrico.

El ciclo del ácido cítrico ocurre en las mitocondrias, y su función es liberar la energía almacenada. El aumento observado en los metabolitos asociados con este proceso significa que las mitocondrias, las legendarias potencias de la célula, se ven empujadas a la sobrecarga.

Otro hallazgo sorprendente fue un aumento en los niveles de purina y pirimidina, que los científicos aún no habían relacionado con el ayuno.

Estos productos químicos son un signo de aumento de la síntesis de proteínas y de la expresión génica. Esto sugiere que el ayuno hace que las células cambien el tipo y la cantidad de proteínas que necesitan para funcionar.

El ayuno favorece los compuestos antienvejecimiento
Los niveles más altos de purina y pirimidina son indicios de que el cuerpo podría estar aumentando los niveles de ciertos antioxidantes. De hecho, los investigadores notaron aumentos sustanciales en ciertos antioxidantes, incluyendo la ergothioneína y la carnosina.

En un estudio anterior, el mismo equipo de investigadores mostró que, a medida que envejecemos, un número de metabolitos disminuye. Estos metabolitos incluyen leucina, isoleucina y ácido oftálmico.

En su último estudio, demostraron que el ayuno estimulaba estos tres metabolitos. Explican que esto podría ayudar a explicar cómo el ayuno prolonga la vida de las ratas.

En los cuatro sujetos, los investigadores identificaron 44 metabolitos que aumentaron durante el ayuno, algunos de los cuales aumentaron 60 veces.

De estos 44, los científicos habían vinculado sólo 14 a ayunos anteriores. Los autores concluyen que «[e]l ayuno parece provocar un estado metabólicamente más activo de lo que se pensaba».

«Estos son metabolitos muy importantes para el mantenimiento de la actividad muscular y antioxidante […]. Este resultado sugiere la posibilidad de un efecto rejuvenecedor por el ayuno, algo que no se conocía hasta ahora».

Dr. Takayuki Teruya
Los científicos creen que un aumento en los antioxidantes podría ser una respuesta de supervivencia; durante la inanición, nuestros cuerpos pueden experimentar altos niveles de estrés oxidativo. Al producir antioxidantes, podría ayudar a evitar algunos de los daños potenciales causados por los radicales libres.

Luego, quieren replicar los resultados en una muestra más grande. También quieren identificar posibles formas de aprovechar los efectos beneficiosos del ayuno y averiguar si pueden desencadenar los efectos de la restricción calórica sin tener que restringir la ingesta calórica.

Aunque pasará algún tiempo antes de que podamos cosechar los beneficios del ayuno sin el esfuerzo, los hallazgos actuales proporcionan evidencia adicional de los beneficios para la salud del ayuno.