julio 19, 2024
dosimetría

Dosimetría radiológica: ¿qué es y para qué sirve?

En el campo científico los aportes de la dosimetría radiológica han permitido medir la cantidad de radiación que absorbe un determinado tejido del organismo humano como resultado de su exposición a efectos ionizantes en trabajos o determinadas circunstancias de la vida cotidiana. El objetivo de esta prueba diagnóstica es detener o disminuir la aparición de consecuencias negativas de la radiación.

Desde 2013, el Consejo de Seguridad Nuclear o CSN del Estado español autoriza a centros de salud públicos y privados para hacer dosimetría radiológica como servicio de salud para las personas que califican para esta prueba.  

Este examen de vigilancia radiológica hace posible que los trabajadores que están expuestos a radiaciones ionizantes puedan asegurar que su trabajo se realiza en las condiciones adecuadas y que no están superando los límites de dosis legales.

Es decir, se trata de cumplir las normas establecidas por el CSN y también con el Reglamento sobre protección sanitaria contra los riesgos derivados de la exposición a radiaciones ionizantes que se establecen en el Real Decreto 1029/2022.

¿Qué es la dosimetría radiológica?

Esta es una prueba utilizada para planificar un tratamiento de radiación adecuado. Consiste en calcular cuánta radiación absorben los tejidos del cuerpo humano y a nivel celular como resultado de la exposición directa e indirecta a esta.

Para realizar esta medición se utiliza un dosímetro que es un aparato que permite a los investigadores determinar el nivel de exposición a los niveles de radiación adecuado para cada paciente. Asimismo, hace posible evaluar los riesgos potenciales asociados a la cantidad de esta en cada situación y para cada individuo en el marco de sus labores particulares.

Garantiza la seguridad de los órganos y que estos se mantengan sanos en cada paciente. Para ello, esta prueba está a cargo de un médico con una formación especializada en aparatos y equipos de tratamiento oncológico. Para ello cumplen estudios en dosimetría, normalmente ligados a radiología y/o radiofísica. El dosimetrista médico colabora con los radioterapeutas para llevar a cabo los regímenes de tratamiento individualizados para los pacientes.

¿Por qué es importante la dosimetría radiológica?

La prueba de dosimetría radiológica y los centros que la hacen son muy importantes para una sociedad sana porque estos exámenes proporcionan informes frecuentes o periódicos sobre las dosis individuales que cada paciente recibe de radiación.

Por lo tanto, los centros de dosimetría desempeñan un papel crucial en la vigilancia y el control radiológicos de personas que hacen trabajos en los que están expuestos a radiaciones. La prueba permite supervisar la exposición y tomar medidas preventivas en caso de que se superen los límites establecidos.

Para ello, las calibraciones y verificaciones periódicas de los materiales y equipos de proceso son tan importantes como el trabajo de medición.

La importancia de la dosimetría radiológica radica en su capacidad para informar a los especialistas sobre la dosis de radiación a las cuales se exponen los pacientes. En este sentido, garantizan la seguridad del personal sanitario y de los pacientes.

Por ello, el control y la evaluación precisos de la radiación absorbida por los pacientes y el personal durante los procedimientos radiológicos es muy importante y de allí la relevancia de esta prueba. Al minimizar los riesgos asociados y reducir la exposición innecesaria, la dosimetría radiológica ayuda a optimizar los regímenes de diagnóstico por imagen y tratamiento.

También facilita el seguimiento y la gestión de la dosis acumulada a lo largo del tiempo, lo que mejora la seguridad y el bienestar del paciente, así como del personal médico y técnico.

Compartir
Dejar un comentario

Noticias Médicas