En los últimos tiempos, la copa menstrual ha ido tomando cada vez más relevancia, al tratarse de una alternativa a otros métodos de higiene menstrual, conocer sus beneficios vale la pena. 

A día de hoy, no muchas personas conocen los beneficios de la copa menstrual. Aun así, es cierto que poco a poco va tomando relevancia y convirtiéndose en una de las mejores alternativas para la higiene menstrual

En realidad, no se trata de algo nuevo. La copa existía ya hace muchos años con el mismo objetivo que se le conoce ahora, aunque no había llegado a implementarse su uso popularmente. Con el paso del tiempo, el avance en cuanto a materiales de fabricación, una mayor conciencia del medioambiente y un mejor acercamiento a la educación sexual de las mujeres, este pequeño instrumento volvió a aparecer en el mercado como una opción accesible

De hecho, en tiendas online como copamenstrualweb.com es posible encontrarlas fácilmente, e investigar acerca de qué marca se adapta mejor a las necesidades propias. En su sitio está toda la información disponible para que emprender la búsqueda de una copa menstrual no resulte tediosa y complicada. Afortunadamente, hay opciones variadas para que todas las mujeres puedan acceder a ellas y sus beneficios.

¿De qué se trata?

La copa menstrual es una especie de variación del tampón o las compresas. Se trata de un recipiente cuya función es recolectar el flujo menstrual durante el período. Al ser de silicona, no lo absorbe, por lo que una vez pasadas determinada cantidad de horas (el tiempo máximo son las doce horas) se debe retirar e higienizarla

Se utiliza de manera similar a un tampón, con la diferencia de que, en este caso, debe doblarse en forma de C para que sea más cómoda su colocación. Está diseñada con la flexibilidad necesaria para adaptarse a las paredes vaginales, sin incomodar ni que interfiera con el movimiento o las actividades diarias. 

No existe un solo tipo de copa menstrual, aunque la forma es la misma, algunos detalles pueden variar, especialmente el tamaño. Hay tres tamaños disponibles, destinados a las comodidades de cada mujer y su organismo. Según cada marca, la capacidad de cada copa puede variar desde los 15 ml de sangre hasta los 30. 

¿Cuáles son sus beneficios?

Son muchos los beneficios que trae la copa menstrual, entre los cuales prima la practicidad. El hecho de que no precise retirarla demasiadas veces a lo largo del día, como sí sucede con otros métodos de higiene, supone una tranquilidad para muchas mujeres. Aun así, hay otras ventajas que también vale la pena mencionar.

Son higiénicas y saludables

Están fabricadas con material hipoalergénico, por lo que no sólo no representan una amenaza, sino que impiden el desarrollo de infecciones vaginales. Tampoco raspan ni generan irritación, ni alteran la flora vaginal, porque no absorben la humedad natural de la zona

Es importante recordar que, aun así, cada doce horas hay que retirarlas y enjuagarlas, antes de volverlas a colocar. 

Son ecológicas y económicas

Al estar hechas de silicona, las copas menstruales son reutilizables, lo que significa que aportan para reducir el impacto medioambiental. Tienen una vida útil de al menos quince años, y el envase en el que se distribuyen tampoco consiste en materiales contaminantes. 

Mientras que con los tampones o compresas continuamente se debe incurrir en gastos considerables, en este caso, al tratarse de una sola compra para largo plazo, se reduce enormemente la cantidad de dinero que hay que emplear en higiene menstrual. 

Son cómodas y versátiles

Aunque es cierto que su colocación puede ser al principio un poco dificultosa, se trata de un método para el que simplemente hace falta acostumbrarse. Una vez pasado ese momento de adaptación, la copa resulta cómoda y no interfiere con las actividades del día a día, ni con el deporte, la natación o las horas de sueño. Al quedar sujeta, no supone pérdidas ni inconvenientes semejantes.