junio 23, 2024
silla de ruedas eléctrica

¿Cómo se elige una silla de ruedas eléctrica correctamente?

Una silla de ruedas eléctrica o motorizada está pensada para aquellas personas que por su edad o discapacidad no pueden caminar normalmente, pero que a pesar de ello quieren tener total independencia para moverse dentro de casa o en exteriores.

Hoy es bastante común ver y comprar sillas de ruedas eléctricas. Hasta hace poco tiempo, eran modelos muy costosos y poco intuitivos, por lo que estaban reservadas para situaciones bastante particulares, tanto de utilidad como de presupuesto. No obstante, hoy en día son más los fabricantes que apuestan por este mercado y, sobre todo, los avances tecnológicos permiten tener mayor variedad a precios menores. Esto abre la puerta a muchas posibilidades, pero también a la necesidad de escoger bien antes de tomar una decisión de compra.

¿Qué uso tiene una silla de ruedas eléctrica?

La principal virtud de una silla de ruedas eléctrica está en la posibilidad que tendrá la persona de moverse libremente, sin ayuda de un tercero, brindando independencia a pesar del problema de salud que presente.

Escogerla dependerá de qué sitios necesite recorrer esa persona con su silla de ruedas, ya que no será igual moverse exclusivamente dentro de casa que hacerlo en exteriores y durante largos recorridos.

Así, en el caso de que el uso sea en interiores, se debe apostar por una silla que tenga ruedas compactas, que sea delgada y liviana, esto le permitirá pasar por puertas, ascensores o escaleras; y podrá prescindir de baterías de larga duración, que suele ser uno de los elementos que más encarece estas sillas de ruedas.

En cambio, si el uso se dará en exteriores, es indispensable buscar ruedas grandes, ya que sortearán mejor los obstáculos, de preferencia que sean macizas para no sufrir con los pinchazos; y debes considerar una estructura sólida, más ancha y grande, y una batería cuya duración asegure entre 20 y 35 kilómetros, que son los estándares para las sillas eléctricas de exteriores.

La silla de ruedas debe adaptarse, y no al revés

Adaptarse a la silla de ruedas eléctrica es un error. Es la silla la que debe adaptarse a la condición preexistente en la persona, de modo que la comodidad y la usabilidad estén manifiestas desde el primer momento.

Por eso, al comprar una silla de ruedas eléctrica debe tenerse en cuenta la enfermedad, discapacidad o la condición física de la persona que la utilizará, con el fin de considerar algunas características importantes, como las que detallamos a continuación:

  • Plegable: aunque las sillas plegables son más costosas que las que no lo son, ofrecen un plus en cuanto al aspecto de ser más livianas, en facilidad de transporte y almacenaje. Pero también son más modernas y otorgan aún más independencia a la persona.
  • Comodidad adicional: es un hecho que estar todo el día sentados en una silla de ruedas, sea eléctrica o no, es agotador y puede ocasionar problemas a raíz de la incomodidad. Por eso, debes valorar con la importancia debida, la calidad de los cojines, y si hace falta, comprar algún cojín adicional de materiales suaves y hasta aprobado por un ortopedista, para garantizar la comodidad adicional necesaria.
  • Velocidad: todas las sillas de ruedas eléctricas vienen con un motor configurado al máximo de potencia, teóricamente, su velocidad es de entre 7 y 10 km/h. Sin embargo, muchos fabricantes personalizan esta función permitiendo velocidades oscilantes o más bajas, por lo que debes analizar este valor en cada producto. Lo mejor es contar con una silla de ruedas eléctrica cuya velocidad vaya en aumento progresivo y de forma suave, ya que brindará mayor versatilidad y estabilidad, sobre todo al tomar curvas en exteriores.
  • Batería: la batería es el elemento que más veces reemplazarás en una silla de ruedas motorizada. Por ende, debes comprar una silla de ruedas con una batería adaptada al uso, las de exteriores siempre tienen baterías de mayor capacidad que las de uso interior, por ejemplo.
  • Garantías: por norma general, si compras en sitios seguros y especializados, todas las marcas y productos ofrecen garantías de 2 años para la silla de ruedas y de 6 meses para su batería. No obstante, algunas marcas ofrecen mayores garantías, tienen servicio técnico, y atención al usuario de mayor calidad y cercanía, por lo que no son detalles que debas dejar de valorar.

Una silla de ruedas eléctrica garantiza movilidad e independencia, aún cuando por salud o edad no se puedan tener, andando a pie. Comprar una silla de ruedas eléctrica representa un gasto importante y la idea es que dure mucho tiempo. Elegirla, por tanto, es una tarea que requiere de análisis y mucha paciencia.

Compartir
Dejar un comentario

Noticias Médicas