julio 19, 2024
psicologo online

Cómo preparar la primera sesión con un psicólogo online

Hoy en día ir a psicoterapia es un buen hábito cuando hay situaciones difíciles de la vida en las que las personas se sienten atrapadas o necesitan guía para resolver conflictos. Esto se ha desarrollado con el tiempo, pues en el pasado no era así y se creía que solo los enfermos o “locos” acudían a los psicólogos o psiquiatras.

En la actualidad y gracias a que la tecnología ha ido avanzando estas consultas se pueden hacer usando internet y así surge la consulta con un psicologo online que puede atender a las personas sí que estas tengan que salir de sus casas y para quienes no tienen la suficiente confianza de verse frente a frente con un profesional de estos.

De hecho, este tipo de asistencias sanitarias resultaron ser muy efectivas en acontecimientos mundiales como la pandemia en 2019 y 2020 o una situación personal particular que afecta la salud mental. No obstante, se necesitan estas sugerencias antes del primer encuentro con psicólogo en internet:

1.- Hacer una lista

Antes de empezar la consulta online con un psicólogo es bueno hacer una lista en un papel de todo aquello de lo cual se desea abordar en la conversación. Muy posiblemente los nervios o el efecto de esta primera experiencia provoquen algo de corte y se olviden algunos puntos que se desean tratar con el profesional.

Lo mejor es hacerlo en orden de importancia según la situación personal de cada paciente y lo que lo lleva a consultarse en línea.

2.- Reflexionar sobre el verdadero motivo

No tiene sentido ir a consulta online con un psicólogo sin dar respuestas sinceras y reales a lo que el profesional inquiera. Es por eso que, en medio de la conversación, hay que pensar bien la respuesta en cuanto a por qué se busca atención.

Es importante saber que no importa cuál sea la situación particular de cada quien: siempre se debe confiar en estos profesionales. En estas consultas nadie juzga y solo se busca el bienestar del paciente.

En todo caso, se pueden anotar algunas ideas que aborden el tema que probablemente pregunte el psicólogo y que queden abiertas para una próxima sesión tras reflexionar el asunto. En algunas circunstancias, no está muy claro por qué se va a consulta y de allí que llevar un registro puede ser de gran ayuda.

3.- ¿Qué se quiere lograr?

Aunque a veces no se sabe bien por qué se desea ir a un psicólogo si se tiene claro el o los objetivos: sentirse mejor consigo mismo, lograr un reto profesional o académico o salir de una situación difícil como el duelo por una muerte, un divorcio, ansiedad o depresión o incomodidad por un cambio de trabajo.

En cualquier caso, es recomendable elaborar una lista de todos los objetivos que se espera alcanzar durante el proceso terapéutico. Es fundamental que la comunicación con el terapeuta sea fluida y responda a las expectativas y peticiones de ayuda desde el principio de cada proceso de psicoterapia.

4.- Involucrarse en el proceso

No hay que sentir inquietud por preguntar al psicólogo cómo se quiere llevar la psicoterapia. Es, por demás, muy aconsejable que se esté claro sobre la metodología que el psicólogo emplea en cada caso particular, ya que no todas las personas requieren los mismos procesos.

De allí que es bueno anotar los recursos y técnicas que apoyarán el procedimiento. Al concluir la sesión, no hay que irse sin respuestas a las preguntas que quedan por hacer, sin importar si estas parezcan pequeñas. Si no se está seguro sobre el proceso de psicoterapia, hay que dejar claro todo aquello que no se entienda. Es decir, saber el número aproximado de sesiones, la duración de estas y el tiempo sugerido para todo el proceso, entre otras.

 

Compartir
Dejar un comentario

Noticias Médicas