En un estudio sobre modelos de ratones y tejido humano, los investigadores han revelado cómo las formas agresivas de cáncer de piel son capaces de cooptar el sistema inmunológico para convertirse en invasivo. Saber esto podría conducir a tratamientos mejores y más efectivos.

Una nueva investigación, cuyos resultados aparecen ahora en la revista Cell, ha encontrado un mecanismo que permite que las formas agresivas de cáncer de piel se vuelvan invasivas y se propaguen rápidamente.

El estudio, que fue financiado por la organización sin fines de lucro Cancer Research UK, fue realizado por un equipo de King’s College London y Queen Mary University of London (QMUL), ambas en el Reino Unido.

En su experimento, analizaron la composición de las células del cáncer de piel, o melanoma, buscando los factores que funcionan a su favor.

Encontraron que tales células cancerosas liberan ciertas moléculas que interactúan con el sistema inmunológico, enviando señales que favorecen el crecimiento y la diseminación de los tumores.

En el futuro, los investigadores esperan que su nuevo descubrimiento permita a los científicos encontrar mejores estrategias para tratar el melanoma agresivo y prevenir una recaída.

Un mecanismo de señalización complejo
El equipo de investigación observó tanto muestras de tumores de melanoma recolectadas de pacientes humanos como modelos de ratón de esta forma de cáncer.

La investigación reveló que la agresividad del cáncer de piel se debe en gran medida a la presencia de la proteína miosina II en grandes cantidades dentro de las células cancerosas.

La miosina II contribuye a la motilidad celular, lo que significa que ayuda a las células a moverse; por lo tanto, los altos niveles de esta proteína permiten que las células cancerosas se vuelvan más móviles y se diseminen más rápidamente por el cuerpo.

Sin embargo, los investigadores también encontraron que la miosina II estimula la secreción de sustancias que envían señales al sistema inmunológico, “diciéndole” que desvíe las células cancerosas.

Más concretamente, estas sustancias “hablan” a los macrófagos. Estas son células inmunitarias especializadas que normalmente consumen y eliminan cuerpos extraños, células que funcionan mal y desechos celulares.

Cuando estos macrófagos reciben las señales de las células del melanoma, debido a la acción de la miosina II, se “programan” para evitar atacar a los tumores cancerosos, permitiéndoles crecer y propagarse libremente.

Apuntando a los culpables químicos
Otro efecto de las sustancias secretadas gracias a la miosina II es la perforación de los vasos sanguíneos para que las células cancerosas puedan pasar al torrente sanguíneo y viajar a lugares distantes dentro del cuerpo.

“Este estudio”, explica la autora principal, la profesora Vicky Sanz-Moreno, de QMUL, “destaca cómo las células cancerosas interactúan e influyen en su entorno para que crezcan y se propaguen”.

“Desarrollar tratamientos dirigidos a las sustancias químicas que alteran el sistema inmunológico”, añade, “podría ayudar a prevenir la propagación de la enfermedad”.

Los análisis adicionales mostraron al equipo que el químico más importante liberado a través de la miosina II es la interleucina 1A, una proteína de señalización que ayudó a aumentar la capacidad invasora de las células cancerosas.

Cuando los investigadores decidieron atacar la miosina II y bloquear su actividad, las células cancerosas liberaron menos interleucina 1A, tanto en modelos de ratón como en muestras de melanoma humano.

“Al usar drogas terapéuticas que bloquean la actividad de la miosina II o la liberación de la interleucina 1A, podemos hacer que el tumor sea menos invasivo y retardar su crecimiento, haciéndolo más fácil de tratar”.

Prof. Vicky Sanz-Moreno
En busca de “combinaciones de tratamientos”.
Los investigadores explican que ya existen algunos medicamentos dirigidos a la actividad de la miosina II, pero que actualmente las personas los utilizan principalmente en el tratamiento de otras afecciones. Estos incluyen el glaucoma, una afección ocular que tiende a aparecer más tarde en la vida y puede llevar a la pérdida de la visión.

El Prof. Sanz-Moreno y sus colegas ahora están planeando probar los bloqueadores de miosina II en conjunto con los tratamientos actuales contra el cáncer para ver si los dos son compatibles.

La opción de usar inhibidores de la interleucina 1A para reducir la capacidad invasora de las células cancerosas también está a la vista; en la actualidad, existen ensayos clínicos que ponen a prueba dichos medicamentos para el tratamiento del cáncer de colon.

“Nos entusiasma saber si los medicamentos inhibidores podrían usarse en combinación con otras terapias dirigidas”, dice el profesor Sanz-Moreno.

“Al identificar combinaciones de tratamiento efectivas”, añade, “esperamos que en el futuro se puedan utilizar inhibidores de miosina II e interleucina 1A para mejorar los resultados de los pacientes y reducir el riesgo de que el melanoma vuelva a aparecer”.

El profesor Richard Marais, director del Cancer Research UK Manchester Institute, no contribuyó al estudio, pero señala que los nuevos hallazgos podrían conducir a mejores métodos para evitar que el melanoma vuelva a aparecer después de la terapia tradicional contra el cáncer.

“Cuando se extirpa el melanoma, siempre existe la posibilidad de que algunas células permanezcan”, explica el profesor Marais, y añade: “Lo que este estudio demuestra es que podemos desarrollar tratamientos para evitar que las células restantes se propaguen después de la cirugía, ayudando a los pacientes a sobrevivir durante más tiempo”.