julio 22, 2024
cirugía endoscópica nanosinusal

La cirugía endoscópica nanosinusal para mejorar la respiración y la función nasal

Una oportuna intervención quirúrgica en la nariz permite solucionar afecciones como la rinitis, la sinusitis o los pólipos nasales. El procedimiento indicado en estos casos es la cirugía endoscópica nanosinusal, una intervención mínimamente invasiva que proporciona resultados rápidos y eficientes en el paciente.

El campo de la otorrinolaringología avanza constantemente, adaptándose a los nuevos desarrollos tecnológicos para tener los más óptimos resultados. Esta disciplina se divide en diversas áreas de atención (oído, nariz y garganta), significando una multitud de nuevos tratamientos y cirugías innovadoras y efectivas, que han beneficiado a miles de pacientes.

La cirugía endoscópica es uno de esos recursos que, hoy en día, son ampliamente utilizados en el campo de la otorrinolaringología. Nació con la creación del endoscopio, y se destaca por ser una intervención mínimamente invasiva, en la que el abordaje de los órganos se ejecuta mediante instrumentos ópticos especiales, los cuales permiten observar las cavidades anatómicas del cuerpo.

En el caso de la otorrinolaringología, un procedimiento que se realiza con frecuencia es la cirugía endoscópica nanosinusal. Engloba todas las intervenciones orientadas al interior de la nariz, siempre que se estén manipulando las estructuras nasales, como los senos paranasales o la cavidad nasal, a través del instrumento óptico. En este caso, el equipo usado es el endoscopio.

¿Qué es la cirugía endoscópica nanosinusal?

La cirugía endoscópica nanosinusal es un abordaje quirúrgico que permite realizar varios procedimientos en las cavidades nasales y los senos paranasales, de una forma mínimamente invasiva. Algunas afecciones que se pueden tratar con este tipo de cirugía son la sinusitis crónica, los pólipos nasales, la desviación del tabique o los tumores nasales/sinusales benignos.

La cirugía endoscópica nanosinusal es la cirugía de nariz que más ha evolucionado desde los años 70, pues el desarrollo de nuevas tecnologías, como la fibra óptica o las fuentes de luz más potentes, han aportado más facilidades a la hora de realizar este tipo de intervención. El cirujano tiene mayor control hemorrágico durante la cirugía, algo que es un factor esencial para el éxito del procedimiento.

Un especialista en otorrinolaringología es capaz de aplicar cualquier tipo de cirugía endoscópica nanosinusal, adaptándose a la afección sufrida por el paciente. El otorrinolaringólogo introduce el endoscopio a través de las fosas nasales y accede al área afectada, y una vez obtenido el acceso utiliza microinstrumentos o láseres para realizar la intervención quirúrgica.

La cirugía se puede realizar bajo anestesia general o local, dependiendo de lo que desee el paciente o de lo que considere necesario el cirujano. La recuperación es rápida y no se generan molestias, siendo una intervención cómoda para el paciente que no deja incisiones visibles. Por tal razón, la cirugía nanosinusal se ha convertido en una de las primeras opciones a la hora de realizar una cirugía para la nariz.

Procedimiento de la cirugía endoscópica nanosinusal

El preoperatorio de una cirugía endoscópica nanosinusal consiste en un electrocardiograma, un análisis de sangre, una placa de tórax y una tomografía computarizada, todo para determinar si la persona es apta para recibir este tipo de intervención. El especialista debe evaluar completamente al paciente para tomar la decisión final.

Una vez el otorrinolaringólogo haya aprobado la intervención, se determina la fecha en la que el paciente deberá acudir a la clínica cirugía de la nariz. El día de la intervención comienza con la aplicación de la anestesia, ya sea general o local, y el uso de un descongestionante nasal, tras lo cual inicia la disección de la pared en cuestión. 

En la clínica, los cirujanos usarán una fibra óptica, o endoscopio, para obtener una visión directa del interior de la nariz, más específicamente del lugar de apertura de los senos paranasales. Se utiliza, entonces, material quirúrgico especial para realizar la intervención, haciendo resección del tejido anormal o abriendo el canal de drenaje de los senos. Para todo esto, se utilizan microinstrumentos o láseres.

Para finalizar, se hace control de los puntos sangrantes y, en caso de ser necesario, se aplica taponamiento nasal para evitar las hemorragias, o unas láminas para evitar que las paredes se adhieran una a la otra. El postoperatorio consiste en lavados nasales frecuentes con suero salino, pues la producción de moco aumentará y se necesita limpiar. Aparte de eso, solamente se debe acudir a revisión de control según lo indicado por el especialista.

Otras cirugías comunes para la nariz

En el campo de la rinología, que es una subespecialidad de la otorrinolaringología enfocada a la nariz, se aplica constantemente la cirugía endoscópica de nariz, pues es un tipo de procedimiento útil para tratar diversidad de patologías. Sin embargo, otros tipos de cirugías también pueden brindar amplios beneficios a los pacientes, dependiendo de la afección que está presentando.

La septoplastia, por ejemplo, es bastante útil para corregir todos los problemas relacionados con el tabique nasal. Normalmente, se realiza en pacientes con el tabique desviado, pero también puede solucionar la rinitis o la sinusitis. Los pacientes que reciben este tratamiento reportan una mayor facilidad a la hora de respirar, pues la corrección en la posición del tabique ayuda significativamente al flujo de aire.

Por otro lado, se encuentra la turbinectomía, una cirugía especial para tratar la hipertrofia de cornetes. El aumento exagerado de los cornetes obstruye el paso de aire, y la turbinectomía remueve su estructura para facilitar la respiración. Este método es bastante invasivo, y su cicatrización toma más tiempo, por lo que debe ser realizado por especialistas con experiencia.

Asimismo, también existen cirugías orientadas más a la estética de la nariz, y menos a su funcionalidad. La rinoplastia es una intervención que se realiza con el único propósito de mejorar el aspecto de la nariz, armonizándola para que el rostro tenga un mejor aspecto general. Se modifica la estructura nasal para que su aspecto sea más agradable para el paciente.

La revisión por parte de un otorrinolaringólogo es esencial para determinar qué tipo de cirugía es la más adecuada para el caso específico del paciente. Mediante una evaluación completa se puede diagnosticar el problema y dar con la solución.

Compartir
Dejar un comentario

Noticias Médicas