junio 24, 2024
ayudas visuales

Causas de la baja visión y ayudas visuales para su rehabilitación

La baja visión se refiere a la discapacidad visual que no se puede corregir con productos farmacéuticos, cirugía, lentes de contacto o gafas. En la mayoría de los casos, se caracteriza por ser una visión parcial, como visión de túnel, visión borrosa y puntos ciegos. Puede afectar a personas de todas las edades, pero es más frecuente en adultos mayores. 

Aunque la baja visión no tiene cura, afortunadamente existen centros ópticos especializados en esta discapacidad, como BCNBAIXAVISIÓ, que ofrecen a sus pacientes una amplia variedad de ayudas visuales para mejorar la visión y mejorar su calidad de vida. Este centro se fundó con el objetivo de proporcionar soluciones a las personas que sufren alguna discapacidad visual y cuenta con ópticos-optometristas expertos en el estudio de la rehabilitación visual en función de las necesidades de cada paciente.

Causas de la baja visión

Una de las principales causas de la baja visión es la degeneración macular. Este es un trastorno que afecta la retina. La retina es el revestimiento sensible a la luz en la parte posterior del ojo donde se enfocan las imágenes. Esto hace que la mácula se deteriore y provoque una visión borrosa. Es la principal causa de baja visión en personas mayores de 60 años y representa casi la mitad de todos los casos de baja visión en adultos.

Otra causa principal de baja visión es la retinopatía diabética. Según la investigación, más del 30 % de las personas diagnosticadas con diabetes tienen alguna forma de retinopatía diabética. Es probable que las personas con diabetes experimenten cambios diarios en su visión o funcionamiento visual como resultado de la enfermedad. Esto se debe a que la diabetes hace que los vasos sanguíneos que nutren el revestimiento de la retina desarrollen ramas anormales que gotean. Esto puede interferir con la visión y, con el tiempo, puede causar un daño severo a la retina que da como resultado una visión baja.

Además de lo mencionado anteriormente, las cataratas también se han señalado como una de las causas comunes de baja visión. Las cataratas aparecen como una opacidad del cristalino del ojo que interfiere con la cantidad de luz que ingresa a la retina, resultando en pérdida de visión. Las causas comunes incluyen la exposición prolongada a la luz ultravioleta del sol, el envejecimiento, los trastornos hereditarios y las lesiones, entre otras cosas. Una catarata se puede extirpar quirúrgicamente y restaurar la visión.

El glaucoma también es otra causa común de baja visión. Provoca daño al nervio óptico que se produce como resultado del aumento de la presión interna en el ojo debido al drenaje o flujo de líquido dentro del ojo. También puede ocurrir cuando la presión interna dentro del ojo no aumenta pero no hay suficiente sangre fluyendo hacia el nervio óptico.

La última causa común de la baja visión es el desprendimiento de retina. En este caso, la retina se desprende de su capa subyacente, causando problemas de visión. El desprendimiento de retina puede aparecer por un traumatismo ocular, infección, agujeros en la retina y alteración de los vasos sanguíneos.

Ayudas visuales para la baja visión

Como mencionamos anteriormente, existen una gran gama de productos que pueden ayudar a las personas con baja visión a mejorar su calidad de vida. Estos se dividen en ópticos y no ópticos.

Ayudas visuales ópticas:

  • Filtros selectivos cuya función es mejorar el contraste en la visión diurna y nocturna y proteger.
  • Microscopios, telemicroscopios y lupas que incluyan o no iluminación para leer o escribir.
  • Telescopios para potenciar la visión lejana en una posición fija, por ejemplo ver la televisión.
  • Ayudas visuales electrónicas como las telelupas para aumentar lo máximo posible la imagen, que pueden llegar hasta 60 aumentos.
  • Sistemas biópticos para mejorar la visión próxima y cercana. 

Ayudas visuales no ópticas:

  • Flexos de luz fría para mejorar la iluminación y el contraste.
  • Atriles para acondicionar la posición de lectura más cómoda.
  • Software de ordenador para aumentar las imágenes.
  • Teclados con diferentes fondos y macrotipos.
  • Teléfonos con macrotipos.
  • Relojes con voz.

Síntomas de la baja visión

La baja visión puede afectar a tu capacidad para ver las cosas con claridad (agudeza visual), ver las diferencias entre los colores y lo lejos o ancho que puedes ver (rango de visión o campo visual):

  • Visión central: esta es la visión detallada que usas cuando miras directamente a algo. La degeneración macular (AMD) afecta a la visión central. La retinopatía diabética puede afectar la visión central o periférica.
  • Visión periférica: esta es la visión menos detallada que usamos para ver todo alrededor de los bordes. El glaucoma afecta primero la visión periférica. Los accidentes cerebrovasculares pueden afectar un lado de su visión periférica y no el otro.
  • Sensibilidad al contraste: esta es la capacidad de distinguir entre cosas que tienen tonos similares, como leche en una taza blanca, o para ver rasgos faciales. Todos los problemas oculares pueden disminuir la sensibilidad al contraste.
  • Percepción de profundidad: esta es la capacidad de juzgar dónde están las cosas. La pérdida de visión en un ojo puede afectar tu percepción de profundidad; por ejemplo, es posible que tengas dificultades para determinar la altura de un escalón.
  • Procesamiento visual: nuestros ojos enfocan los rayos de luz en nuestras retinas. Las retinas convierten estos rayos de luz en señales que viajan a través de nuestros nervios ópticos hasta nuestro cerebro. Luego, el cerebro interpreta las señales y las convierte en las imágenes que vemos. Un problema en cualquier parte de este proceso afectará nuestra visión. 
Compartir
Dejar un comentario

Noticias Médicas