junio 24, 2024

Aumentan las muertes por afecciones relacionadas con el corazón en los Estados Unidos

El estudio reciente de la JAMA investigó las tendencias nacionales en las muertes por enfermedades cardiometabólicas en los Estados Unidos durante 1999-2017.

Los resultados revelan que mientras que la tasa general de muertes por enfermedad cardiometabólica ha estado disminuyendo desde 1999, la disminución fue más lenta después de 2010.

«Las disparidades raciales en las causas de muerte cardiometabólicas persistieron», señalan los autores, que encontraron que las personas de raza negra tienen aún más probabilidades de morir de estas enfermedades que las personas de raza blanca.

Dentro de la tendencia general, el equipo descubrió las siguientes diferencias entre las condiciones:

Las tasas de mortalidad por enfermedad cardiaca disminuyeron durante 1999-2017, pero la disminución fue más lenta después de 2010.
Las tasas de mortalidad por accidente cerebrovascular y diabetes disminuyeron hasta 2010, pero luego se estabilizaron.
Las tasas de mortalidad por hipertensión arterial aumentaron entre 2010 y 2017.
«Nuestros hallazgos dejan en claro que estamos perdiendo terreno en la batalla contra las enfermedades cardiovasculares», dice la autora principal del estudio, la Dra. Sadiya S. Khan, profesora asistente de cardiología y epidemiología de la Facultad de medicina Feinberg de la Universidad Northwestern en Chicago, Illinois.

Necesidad de un cambio en la estrategia sanitaria
La enfermedad cardiaca es la principal causa de muerte en los EE. UU., donde mata a unas 610.000 personas al año, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

El Dr. Khan afirma que la disminución significativa de las muertes por enfermedades cardiometabólicas hasta 2011 se ha debido en gran medida a las mejoras en su diagnóstico y tratamiento.

Lo que estos hallazgos recientes sugieren, sin embargo, es que ahora existe la necesidad de que Estados Unidos cambie a una nueva estrategia.

El enfoque de la nueva estrategia debe ser la prevención si la nación quiere alcanzar su objetivo de «vivir más tiempo, más sano y libre de enfermedades cardiovasculares», añade el Dr. Khan.

El nuevo estudio se basa en datos de la amplia gama de datos en línea de los CDC para la investigación epidemiológica (WONDER).

Los investigadores usaron datos sobre muertes durante 1999-2017, donde los certificados listaron las causas subyacentes como enfermedad cardiaca, apoplejía, diabetes o hipertensión (presión arterial alta).

Para permitir comparaciones significativas de las poblaciones cuyos perfiles de edad varían durante el período de estudio, la edad del equipo ajustó los datos «utilizando la población estándar de EE.UU. del año 2000».

El’punto de inflexión’ en las tendencias fue 2010
Los resultados mostraron que las muertes debidas a enfermedades cardíacas ascendieron a 725.192 en 1999 y 647.457 en 2017. En el caso de los accidentes cerebrovasculares, estas cifras fueron 167.366 y 146.383, y en el caso de la diabetes, 68.399 y 83.564, respectivamente. En el caso de la hipertensión arterial, fueron de 16.968 y 35.316, respectivamente.

En términos de muertes ajustadas por edad por cada 100.000 habitantes, las muertes por enfermedades cardíacas cayeron de 266,5 en 1999 a 165,0 en 2017; las muertes por accidentes cerebrovasculares cayeron de 61,6 a 37,6; y las de diabetes cayeron de 25,0 en 1999 a 21,5 en 2017.

Sin embargo, las muertes ajustadas por edad por cada 100,000 habitantes cuya causa fue la presión arterial alta aumentaron de 6.2 en 1999 a 9.0 en 2017.

Durante el período de estudio 1999-2017, el 51.3% de los que murieron de enfermedad cardiometabólica eran mujeres, el 12.3% eran negras y el 85.1% eran blancas.

Los autores señalan que durante 1999-2017, las tasas de mortalidad ajustadas por edad «experimentaron un punto de inflexión en 2010 por muertes debidas a enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y diabetes».

La tasa de disminución de las muertes por enfermedades cardíacas fue más rápida antes de 2010 que después. Las tasas de disminución de muertes por accidente cerebrovascular y diabetes se aplanaron después de 2010.

Las tasas de mortalidad por hipertensión arterial, que aumentaron entre 1999 y 2017, «experimentaron un punto de inflexión en 2003 y aumentaron con menor rapidez a partir de entonces».

«Los hombres negros tenían sistemáticamente las[tasas de mortalidad ajustadas por edad] más altas en todas las causas subyacentes de muerte», señalan los autores.

El aumento de la obesidad es probablemente el culpable
Aunque no examinaron qué podría estar impulsando estas tendencias, el Dr. Khan sugiere que el principal culpable es probablemente la obesidad.

El Dr. Khan observa que la obesidad es un factor de riesgo importante para las enfermedades cardíacas y que los índices de obesidad han aumentado «significativamente» desde 2011.

La primera autora del estudio, la Dra. Nilay S. Shah, becaria de cardiología de la Facultad de medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, sugiere que no fumar, mantener un peso corporal saludable, seguir una dieta saludable y estar físicamente activo son las «piedras angulares» para prevenir la enfermedad cardiometabólica y mantener la salud cardiometabólica.

El Dr. Khan enfatiza que es crítico que las personas comiencen estas acciones a una edad temprana y pidan a sus médicos que evalúen los factores de riesgo.

Los legisladores de Estados Unidos deben desarrollar estrategias que ayuden a la gente a comer de manera más saludable y que les den lugares en sus vecindarios donde puedan hacer ejercicio de manera segura, agrega. Esto se suma a un mayor acceso a atención médica y tratamientos asequibles.

Compartir
Dejar un comentario

Noticias Médicas