Aunque el exceso de grasa corporal es un riesgo conocido para muchas condiciones metabólicas, incluyendo la diabetes tipo 2, investigaciones recientes han estado reuniendo evidencia para mostrar que la cantidad de grasa corporal no es el único factor que contribuye al riesgo.

Un estudio que Medical News Today cubrió el año pasado explicó que los médicos podrían hacer bien en evaluar dónde se acumula la grasa alrededor del cuerpo, y no sólo cuánto hay, para entender el riesgo de diabetes de una persona.

Ahora, una investigación de la Universidad de Uppsala en Suecia ha descubierto que la grasa que se acumula alrededor de los órganos e intestinos, llamada grasa visceral, es un factor crucial que aumenta el riesgo de diabetes tipo 2, especialmente en las mujeres.

El equipo, codirigido por el Dr. Torgny Karlsson, estudió los datos de 325.153 personas, a los que accedieron a través del Biobanco del Reino Unido.

La grasa visceral es «invisible» y puede ser difícil saber cuánto ha almacenado el cuerpo de una persona. Para ello, los especialistas deben realizar pruebas costosas, como resonancias magnéticas y tomografías computarizadas o absorciometría de rayos X de doble energía.

Sin embargo, en su estudio – cuyos resultados aparecen en Nature Medicine – los investigadores desarrollaron un método más fácil y económico para estimar la grasa corporal que les permitió realizar análisis adicionales, estableciendo cómo esta forma de grasa contribuía a los riesgos para la salud.

«Para medir la cantidad de grasa visceral, se requieren técnicas avanzadas y costosas de diagnóstico por imágenes. Hemos desarrollado un método simple, que en cambio estima la cantidad de grasa profunda del vientre de un individuo a partir de otros parámetros más fácilmente medibles que la grasa visceral en sí, y el método puede, por lo tanto, ser utilizado en la mayoría de las clínicas».

Torgny Karlsson, Ph.D.
Riesgo más de 7 veces mayor para las mujeres
Después de calcular los cálculos de grasa visceral para su cohorte de estudio, los investigadores llevaron a cabo un análisis de asociación de todo el genoma que les permitió identificar la grasa visceral como un factor de riesgo principal para la hipertensión, el ataque cardíaco y la angina, la diabetes tipo 2 y la hiperlipidemia.

Aunque los hallazgos iniciales pueden parecer bastante intuitivos, los científicos también se enfrentaron a algunos resultados inesperados.

«Nos sorprendió que la grasa visceral estuviera más estrechamente relacionada con el riesgo de enfermedad en las mujeres que en los hombres», señala Åsa Johansson, coautora del estudio y profesora asociada de la Universidad de Uppsala. Y el mayor aumento en el riesgo fue para la diabetes tipo 2.

«Añadir un kilogramo extra de grasa visceral puede aumentar el riesgo de diabetes tipo 2 más de siete veces en las mujeres, mientras que la misma cantidad de acumulación de grasa sólo aumenta el riesgo un poco más de dos veces en los hombres», dice Johansson.

Sin embargo, los investigadores explican que este no es el caso de todas las mujeres. El aumento del riesgo, dicen, ocurre más rápidamente en individuos que sólo tienen cantidades pequeñas o moderadas de grasa visceral para empezar.

Si las personas que tienen grandes cantidades de grasa profunda en el vientre siguen almacenando aún más grasa, el riesgo de diabetes tipo 2 aumenta mucho menos, encontró el equipo.

«Los efectos no lineales como este son muy interesantes de estudiar y pueden ayudarnos a entender la biología detrás de la relación entre la grasa visceral y la enfermedad», dice Karlsson.

En otra parte de su estudio, los investigadores también trabajaron para identificar los genes que contribuyen a la cantidad de grasa visceral que una persona probablemente almacena en su cuerpo. Fueron capaces de identificar más de 200.

El equipo señala que muchos de estos genes tienen vínculos con comportamientos, lo que sugiere que los hábitos poco saludables, como comer en exceso y la falta de actividad física, son los factores más importantes cuando se trata del almacenamiento excesivo de grasa alrededor de los órganos.

Pero los investigadores también advierten que las personas que no parecen tener mucha grasa corporal pueden tener un exceso de grasa visceral «oculta» que puede resultar perjudicial para su salud.

Karlsson y sus colegas esperan que el nuevo método de estimación de la grasa visceral que han desarrollado pueda facilitar a los especialistas la identificación de aquellos en riesgo de enfermedades cardiovasculares o metabólicas.

«Los resultados de este estudio podrían permitirnos simplificar las mediciones de la grasa visceral, y así identificar más fácilmente a las personas con alto riesgo de desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares», concluye Karlsson.