junio 24, 2024

Por qué el sueño es bueno para sus arterias

Evidencia reciente sugiere que el sueño regula un mecanismo que puede ayudar a proteger las arterias del endurecimiento. El hallazgo refuerza la idea de que un sueño de buena calidad es importante para la salud cardiovascular.

Científicos del Hospital General de Massachusetts (MGH) en Boston, MA, junto con colegas de otros centros de investigación, estudiaron el desarrollo de la aterosclerosis en ratones.

La aterosclerosis es el proceso por el cual las placas, o depósitos de grasa, se acumulan dentro de las arterias, causando que se estrechen y se endurezcan. Es una causa común de enfermedad.

Los investigadores encontraron que los ratones que no dormían bien desarrollaron placas más grandes en sus arterias que los ratones que dormían bien.

Los ratones con trastornos del sueño también tenían cantidades más altas de células inflamatorias circulantes y producían cantidades más bajas de hipocretina, que es una hormona cerebral que controla la vigilia.

Los investigadores también observaron una reducción en la aterosclerosis y en las células inflamatorias en estos ratones después de recibir un suplemento de hipocretina.

Sujeto a confirmación en humanos, los hallazgos demuestran que el sueño influye en la salud cardiovascular al regular la producción de hipocretina en el cerebro.

La revista Nature ha publicado recientemente un artículo sobre el estudio.

«Hemos identificado un mecanismo», dice el autor principal del estudio Filip K. Swirski, Ph.D., quien es profesor asociado en MGH y en la Facultad de Medicina de Harvard, también en Boston, «por el cual una hormona cerebral controla la producción de células inflamatorias en la médula ósea de una manera que ayuda a proteger los vasos sanguíneos del daño».

Sueño, salud y aterosclerosis
«El sueño es parte integral de la vida», señalan los autores, y sin embargo, un sueño insuficiente o alterado es un importante problema de salud pública que afecta a millones de personas.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) estiman que el 35 por ciento de los adultos en los Estados Unidos dormían regularmente menos de 7 horas por período de 24 horas en 2014.

Los estudios han vinculado la falta de sueño con afecciones de salud a largo plazo, como la obesidad, la diabetes tipo 2, la depresión y las enfermedades cardíacas. Sin embargo, no han arrojado mucha luz sobre los mecanismos biológicos subyacentes.

Por lo tanto, el Dr. Swirski y sus colegas decidieron investigar cómo el sueño podría ayudar a proteger la salud cardiovascular centrándose en el desarrollo de la aterosclerosis.

Las placas que surgen en la aterosclerosis pueden tardar años en formarse y consisten en calcio, moléculas de grasa, colesterol y otras sustancias. A medida que se acumulan, disminuyen el flujo de sangre rica en nutrientes y oxígeno.

La aterosclerosis puede llevar a varias otras afecciones, incluyendo la cardiopatía coronaria, que se desarrolla cuando se acumulan placas en las arterias que suministran sangre al corazón.

La alteración del sueño aumenta la aterosclerosis
Usando ratones que estaban genéticamente predispuestos a desarrollar aterosclerosis, los investigadores permitieron que la mitad de ellos durmieran bien y perturbaron el sueño de la otra mitad.

Comparándolos con los ratones que dormían bien, el equipo encontró que los ratones que dormían alterados desarrollaron placas arteriales que eran hasta un tercio más grandes.

Los ratones con trastornos del sueño también produjeron el doble de la cantidad de un cierto tipo de glóbulos blancos inflamatorios en su médula ósea, y «el hipotálamo lateral» de sus cerebros produjo menos hipocretina.

La aterosclerosis se desarrolló más lentamente en ratones con trastornos del sueño que recibieron suplementos de hipocretina en comparación con los que no lo hicieron.

Los autores observan que la hipocretina controla la producción de células sanguíneas en la médula ósea regulando el LCR1, que es un tipo de proteína señalizadora.

Concluyen que el aumento de los glóbulos blancos y la aceleración de la aterosclerosis en los ratones con trastornos del sueño se debieron a la reducción de la hipocretina y al aumento del LCR1.

Sugieren que el sueño sin perturbaciones protege a los vasos sanguíneos del daño aterosclerótico al regular la producción de hipocretina en el hipotálamo.

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI), que es parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), financió la investigación.

El Dr. Michael Twery, director del Centro Nacional de Investigación de Trastornos del Sueño del NHLBI, dice que el estudio «parece ser la demostración más directa hasta ahora de las conexiones moleculares que vinculan la sangre y los factores de riesgo cardiovascular con la salud del sueño».

«Este mecanismo antiinflamatorio está regulado por el sueño, y se rompe cuando se interrumpe el sueño o se experimenta una mala calidad de sueño.»

Compartir
Dejar un comentario

Noticias Médicas