Una nueva investigación podría ayudar a explicar por qué algunas personas informan que experimentan sensación en una extremidad faltante después de una amputación.

El miembro fantasma es la sensación de que la parte faltante permanece adherida. La gran mayoría de las personas con amputación reportan sensaciones fantasmas, a menudo con dolor.

Ahora, un estudio de imagenología de dos centros de investigación en Río de Janeiro en Brasil ha identificado ciertos cambios en la conectividad funcional – o cómo se comunican las áreas cerebrales – que pueden seguir a la amputación de miembros.

Los cambios ocurren en las áreas sensomotoras, que son las partes del cerebro que procesan el tacto y otras señales sensoriales y controlan el movimiento.

Los investigadores encontraron dos cambios principales en la conectividad sensorimotora funcional. Una afectó la comunicación entre los lados izquierdo y derecho del cerebro, y la otra afectó sólo el lado del cerebro que estaba en el lado opuesto del cuerpo a la amputación.

La revista Scientific Reports ha publicado recientemente un artículo sobre los hallazgos.

“El cerebro cambia en respuesta a la amputación”, dice la autora del primer estudio Ivanei E. Bramati, que es física médica del Instituto D’Or de Investigación y Educación de Río, “ha sido investigado durante años en aquellos pacientes que reportan el dolor del miembro fantasma”.

“Sin embargo, nuestros hallazgos muestran que hay un desequilibrio funcional, incluso en ausencia de dolor, en los pacientes que sólo informan sensaciones fantasmas”, añade.

Plasticidad cerebral y miembro fantasma
Los investigadores creen que sus hallazgos ayudarán a los científicos a entender mejor la plasticidad cerebral, que es la capacidad del cerebro para alterar su estructura y función en respuesta a circunstancias cambiantes.

En un tiempo, muchos científicos pensaron que el cerebro adulto era fijo y no era capaz de cambiar mucho. Asumieron que aunque el cerebro experimentó muchos cambios durante el desarrollo temprano, dejó de funcionar una vez que llegó la edad adulta.

Hoy en día, sin embargo, hay un punto de vista diferente. Ahora existe una “aceptación general” de que incluso el cerebro adulto puede cambiar en respuesta al estrés, las hormonas, el aprendizaje, las drogas, la estimulación, el envejecimiento y otros factores.

Estas condiciones pueden llevar a cambios en la estructura y las redes del cerebro, incluyendo la generación de nuevas neuronas y alteraciones en la conectividad y la bioquímica.

La investigación de los mecanismos de plasticidad cerebral podría conducir a nuevos tratamientos, por ejemplo, para afecciones psiquiátricas.

Alrededor del 65 por ciento de los 1.6 millones de personas con amputación en los Estados Unidos se han sometido a amputación de miembros inferiores.

Los investigadores sugieren que hasta el 90 por ciento de los individuos con amputación reportan sensaciones fantasmas.

Nuevos conocimientos sobre la plasticidad cerebral
En su informe, los autores se refieren a estudios que han relacionado el miembro fantasma con la “plasticidad inadaptada”.

Sin embargo, también observan que investigaciones más recientes han cuestionado esta noción. Por ejemplo, un estudio encontró que, después de la amputación de la mano, hubo un aumento de la actividad en el área motora y sensorial asociada del cerebro.

Tales hallazgos contradictorios sugieren que el miembro fantasma podría no deberse a causas directas y tal vez incluso involucrar varios factores.

Para la investigación más reciente, los investigadores estudiaron la conectividad funcional en áreas sensomotoras en nueve individuos con amputación de miembros inferiores y nueve individuos sanos sin amputaciones.

Los individuos con amputación estaban experimentando sensaciones fantasmas en la parte del miembro faltante, pero sin dolor.

Un estudio previo de RMN realizado por el equipo reveló que tocar el muñón de una amputación de extremidad causó que el cerebro reaccionara de manera exagerada.

Esta investigación también mostró que la amputación parece debilitar el cuerpo calloso, que es una estructura que conecta los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro y les permite comunicarse entre sí.

El área sensomotora de una extremidad se encuentra en el lado del cerebro que es opuesto al de la extremidad misma.

Desequilibrio de la red en el cerebro
Los investigadores encontraron una “reducción pronunciada” en la conectividad funcional entre los dos hemisferios cerebrales en los individuos con amputación.

También observaron un aumento en la conectividad funcional dentro del hemisferio del cerebro que estaba en el lado opuesto a la amputación.

Parece, según el equipo, que la amputación de miembros causa un desequilibrio en la organización de la red funcional del cerebro.

Además, parece que “el dolor no es crítico” para los tipos de cambios sensomotores que ocurren después de una lesión en las extremidades.