¿Hasta qué punto el medio ambiente y la educación conforman nuestra brújula moral, y cuán responsable es el cóctel genético que heredamos de nuestros padres? Las investigaciones recientes apuntan a llegar al meollo de la cuestión.

El conocido debate «naturaleza contra crianza» se remonta a cientos de años atrás, y sigue siendo interesante hoy en día.

Se pregunta si ciertos comportamientos están arraigados en nuestras inclinaciones naturales, o si nuestro entorno social los moldea.

Recientemente, el estreno del documental Three Identical Strangers reavivó algunas discusiones sobre la importancia de los factores ambientales y la educación frente a la de los rasgos hereditarios.

El documental presenta el caso de un polémico «estudio de gemelos» (o en este caso «estudio de trillizos») realizado en los años sesenta. Se trataba de separar trillizos idénticos durante la infancia y adoptarlos en diferentes familias como «hijos únicos» para evaluar cómo evolucionarían los hermanos a lo largo de sus vidas.

Un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Pensilvania en el Colegio Estatal, la Universidad de Oregón en Eugene y la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale en New Haven, CT, siguió a una serie de hermanos en un esfuerzo por entender mejor si nuestra brújula moral se debe únicamente a nuestra educación, o si nuestra herencia genética también tiene algo que decir al respecto.

La primera autora del estudio, Amanda Ramos, de la Universidad Estatal de Pennsylvania, se refiere a las cualidades morales de una persona como su «carácter virtuoso» y explica que tanto la crianza como la naturaleza podrían trabajar juntas para moldearlas.

«Muchos estudios han demostrado que existe una relación entre la crianza de los hijos y estos rasgos virtuosos, pero no han analizado el componente genético», dice Ramos.

Sin embargo, añade, «pensé que era una oportunidad perdida porque los padres también comparten sus genes con sus hijos, y lo que creemos que es que los padres influyen y enseñan a sus hijos estas características puede deberse, al menos en parte, a la genética».

Por lo tanto, Ramos y su equipo llevaron a cabo un estudio que investigó hasta qué punto el «carácter virtuoso» es un rasgo hereditario. Los investigadores informan sobre sus hallazgos en la revista Behavior Genetics.

El impacto de los rasgos hereditarios
Los científicos trabajaron con 720 pares de hermanos con diferentes grados de parentesco. Van desde gemelos idénticos que crecieron juntos en el mismo ambiente hasta hermanastros y hermanastros sin material genético común, pero que crecieron bajo el mismo techo.

«Por ejemplo, si los gemelos idénticos son más parecidos que los gemelos fraternos, se supone que hay una influencia genética», dice Ramos. Y añade: «Incluir múltiples grados de parentesco puede darte más poder para desenmarañar las influencias genéticas del entorno compartido».

Los científicos evaluaron los datos pertinentes, como las prácticas de los padres y el aparente sentido de responsabilidad de los niños, en dos rondas: primero, durante los períodos de adolescencia de los hermanos, y luego de nuevo cuando eran adultos jóvenes.

Ramos y su equipo encontraron que la crianza, en forma de crianza positiva -es decir, reforzando y recompensando el buen comportamiento- sí se correlacionaba con un mayor sentido de responsabilidad en los niños. Sin embargo, señalan que esta asociación fue notablemente más visible en hermanos que no sólo crecieron en el mismo ambiente, sino que también estaban emparentados por sangre.

«Esencialmente», continúa Ramos, «encontramos que tanto la genética como la crianza tienen un efecto sobre estas características».

«La forma en que los niños actúan o se comportan se debe, en parte, a la similitud genética y los padres responden a esas conductas infantiles», añade, explicando: «Entonces, esas conductas influyen en la responsabilidad social y la conciencia de los niños».

Los genes no determinan completamente el comportamiento
La coautora Jenae Neiderhiser enfatiza que estos hallazgos no indican que la naturaleza triunfe sobre la crianza cuando se trata de la brújula moral y la conciencia de una persona, ni mucho menos.

Aún así, sugiere tener en cuenta que el ADN de una persona establece el tono de algo más que su apariencia física.

«La mayoría de la gente asume», explica Neiderhiser, «que la crianza de los hijos conforma el desarrollo de un carácter virtuoso en los niños a través de senderos totalmente ambientales. Pero nuestros resultados sugieren que también hay influencias hereditarias».

«Esto no significa que si los padres son conscientes de que sus hijos también lo serán, independientemente de cómo sean sus padres. Significa, sin embargo, que los niños heredan una tendencia a comportarse de una manera particular y que esto no debe ser ignorado», añade.

Sin embargo, Ramos también nos recuerda que tener una inclinación particular no significa que una persona no pueda educarse para superarla o desarrollarla, según sea el caso.

Al final del día, lo que más importa son las decisiones conscientes que una persona toma a diario.