Un estudio reciente examina el impacto en la salud del consumo de alcohol a diferentes edades. Los autores concluyen que, para las personas mayores de 50 años, los riesgos para la salud pueden ser menos graves.

El consumo excesivo de alcohol está relacionado con una serie de consecuencias graves para la salud.

Estos incluyen ciertos tipos de cáncer, enfermedades del hígado y del corazón, y daños al sistema nervioso, incluyendo el cerebro.

Sin embargo, como ha sido exhaustivamente cubierto por la prensa popular, beber con moderación podría tener ciertos beneficios para la salud.

Varios estudios han concluido que beber alcohol a un nivel bajo podría tener un efecto protector.

Un estudio, por ejemplo, encontró que el consumo ligero y moderado de alcohol protegía contra la mortalidad por todas las causas, así como contra la mortalidad relacionada con las enfermedades cardiovasculares.

No es ninguna sorpresa que estas historias hayan sido bien recibidas y ampliamente leídas, pero no todos los investigadores están de acuerdo, y el debate continúa.

Un estudio reciente dirigido por el Dr. Timothy Naimi, del Centro Médico de Boston en Massachusetts, añade más combustible a un incendio que ya es rampante.

Los autores apuntan a la metodología utilizada en estudios anteriores, y publicaron sus hallazgos en el Journal of Studies on Alcohol and Drugs a principios de esta semana.

Un nuevo enfoque
Los investigadores argumentan que la manera en que los estudios anteriores midieron el impacto del alcohol en la salud podría ser defectuosa. Específicamente, observan que los estudios son generalmente observacionales y generalmente reclutan participantes mayores de 50 años.

Los autores sostienen que esto es problemático porque excluye a cualquier persona que pudiera haber muerto a causa del alcohol antes de los 50 años. «Las personas fallecidas no pueden ser matriculadas en estudios de cohorte».

El Dr. Naimi resumió por primera vez sus preocupaciones sobre este sesgo de selección inherente en un artículo publicado en la revista Addiction en 2017.

«Aquellos que se han establecido como bebedores a los 50 años son `supervivientes’ de su consumo de alcohol que[inicialmente] podrían haber estado más sanos o haber tenido patrones de consumo más seguros».

Dr. Timothy Naimi
Según los autores, casi 40 por ciento de las muertes por consumo de alcohol ocurren antes de los 50 años.

Esto significa que la gran mayoría de las investigaciones sobre los riesgos potenciales del alcohol no tienen en cuenta estas muertes y podrían subestimar los peligros reales.

Para reinvestigar, los autores se basaron en datos de la Solicitud de Impacto de Enfermedades Relacionadas con el Alcohol que mantienen los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Según los CDC, esta aplicación «proporciona estimaciones nacionales y estatales de los impactos sobre la salud relacionados con el alcohol, incluyendo muertes y años de vida potencial perdidos».

La diferencia de edad
El análisis mostró que el nivel de riesgo relacionado con el alcohol de un individuo estaba fuertemente influenciado por la edad.

En total, el 35.8 por ciento de las muertes relacionadas con el alcohol ocurrieron en personas de 20 a 49 años. Al analizar las muertes que se evitaron con el consumo de alcohol, los científicos hallaron sólo 4.5 por ciento en este grupo de edad.

Cuando observaron a individuos de 65 años o más, la historia fue diferente: Aunque un 35 por ciento similar de las muertes relacionadas con el alcohol ocurrieron en este grupo, los autores encontraron un enorme 80 por ciento de las muertes evitadas por el alcohol en este grupo demográfico.

Los investigadores también observaron esta marcada diferencia entre los grupos de edad cuando observaron el número de años potenciales perdidos por el alcohol.

Mostraron que el 58.4 por ciento del número total de años perdidos ocurrió en personas de 20 a 49 años de edad. Sin embargo, este grupo de edad sólo representaba el 14.5 por ciento de los años de vida salvados por el alcohol.

Por el contrario, el grupo de más de 65 años representó el 15 por ciento del total de años de vida perdidos, pero el 50 por ciento de los años de vida salvados.

Los autores concluyen que los jóvenes «tienen más probabilidades de morir por el consumo de alcohol que por la falta de bebida», pero las personas mayores tienen más probabilidades de experimentar los beneficios para la salud del consumo moderado de alcohol.

Aunque las conclusiones no son explosivas, nos proporcionan una comprensión más completa del impacto del alcohol en la salud: El consumo moderado de alcohol puede beneficiar a las personas de un determinado grupo de edad, pero el consumo excesivo de alcohol es perjudicial para todos.