Puede ser factible tratar el cáncer de páncreas usando un medicamento para hacer que las células cancerosas dependan de una sola fuente de energía, y otro medicamento para quitárselo.

El enfoque parece prometedor después de que un estudio reciente lo probó con éxito en células de cáncer de páncreas y ratones en el laboratorio.

Los investigadores que dirigieron el trabajo de estudio en el Lineberger Comprehensive Cancer Center de la Universidad de Carolina del Norte (UNC) en Chapel Hill.

Esperan que los hallazgos generen nuevas opciones para tratar el cáncer de páncreas, una enfermedad que por lo general tiene un mal pronóstico.

En los Estados Unidos, sólo alrededor del 8.5 por ciento de las personas viven más de cinco años después del diagnóstico de cáncer de páncreas.

La revista Nature Medicine ha publicado recientemente un artículo sobre los nuevos hallazgos.

La primera autora, Kirsten Bryant, Ph.D., que es profesora asistente de investigación en la UNC, dice que son los primeros días y que aún queda mucho trabajo por hacer. Hay preguntas que abordar y ensayos clínicos en humanos sobre la seguridad y eficacia de los medicamentos que se deben llevar a cabo.

Sin embargo, sigue siendo cautelosamente optimista, especialmente porque otro equipo ha llegado recientemente a una conclusión similar en un estudio diferente.

“Esto puede no curar el cáncer de páncreas, pero es otro paso hacia más opciones de tratamiento”, comenta Bryant.

Cáncer de páncreas y autofagia
El páncreas es un órgano grande y plano que se encuentra en lo profundo del abdomen, detrás del estómago. Produce enzimas y hormonas que ayudan a digerir los alimentos y a controlar el azúcar en la sangre.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el cáncer de páncreas es uno de los “10 cánceres más comunes” que se producen tanto en hombres como en mujeres en Estados Unidos, y es responsable de alrededor del 7 por ciento de todas las muertes por cáncer.

El cáncer de páncreas es difícil de detectar en sus primeras etapas. La ubicación profunda del órgano dentro del cuerpo significa que los tumores y las protuberancias no son fáciles de detectar en los exámenes de rutina. A menudo, para cuando aparecen los síntomas, el cáncer ya se ha propagado, lo que hace que sea difícil de tratar.

El nuevo estudio se centra en la autofagia, que es un término que literalmente significa “comerse a uno mismo”. Es el proceso por el cual las células reciclan los materiales gastados, liberando energía como resultado.

Los investigadores idearon y probaron una estrategia mediante la cual lograron que las células cancerosas pancreáticas confiaran en la autofagia como su principal fuente de combustible y luego la bloquearon.

Usaron un compuesto para evitar que las células cancerosas pudieran usar otras fuentes de energía, lo que las hizo depender en gran medida de la autofagia, y luego usaron otro compuesto que indirectamente bloqueó eso también.

“Lo que encontramos”, dice el autor principal del estudio Channing J. Der, que es profesor de farmacología en la UNC, “es que, si se paraliza quizás la vía más importante para la energía -la glicólisis-, la célula cancerosa realmente comienza a sufrir, y se acelera la autofagia”.

Aumento de la potencia de los inhibidores de la autofagia
En efecto, la estrategia que el Prof. Der y sus colegas han desarrollado podría potencialmente incrementar la potencia de los inhibidores de la autofagia como un tratamiento para el cáncer de páncreas.

Estudios previos han revelado que un factor clave del cáncer de páncreas es una mutación en el gen KRAS. Sin embargo, cuando los investigadores han tratado de desarrollar tratamientos dirigidos a la mutación, no han tenido mucho éxito.

Mientras tanto, otros estudios también han encontrado que la autofagia es más activa en los cánceres pancreáticos con un gen KRAS mutado. Pero los intentos de bloquear la autofagia indirectamente con el inhibidor hidroxicloroquina también resultaron en decepción.

El Prof. Der sugiere que la razón por la que los ensayos con hidroxicloroquina fracasaron fue que las células cancerosas cambiaron a otra fuente de energía.

“Las células cancerosas tienen muchas opciones de energía – sabemos de al menos cuatro o cinco”, explica.

Der y sus colegas probaron algunas ideas sobre las células pancreáticas humanas y en ratones. Encontraron que el silenciamiento del KRAS hacía que las células dependieran más de la autofagia; efectivamente “paralizaba” su capacidad de usar otras fuentes de energía. Esta era una forma de debilitarlos.

El equipo encontró entonces que la combinación de un compuesto que bloquea las señales “aguas abajo” de KRAS con el inhibidor de la autofagia, la hidroxicloroquina, funcionaba aún mejor. Los dos compuestos se ayudaron mutuamente.

“Voy a seguir mejorando esta combinación para uso futuro y buscar otras estrategias de tratamiento que puedan beneficiar a los pacientes con cáncer de páncreas”.