junio 24, 2024

Cáncer de mama: Reducir el consumo de alcohol para reducir el riesgo

Una nueva investigación en la que participaron mujeres australianas de 45 años de edad o más descubrió que la mayoría de esta cohorte cree que no existe una relación significativa entre el consumo de alcohol y el riesgo de cáncer de mama. Eso no podría ser menos cierto, advierten los investigadores.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el cáncer de mama es el tipo de cáncer más frecuente en las mujeres de todo el mundo.

Muchos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de mama, algunos de los cuales no son modificables -principalmente la edad y el sexo- y otros sobre los cuales una persona puede actuar, incluyendo la falta de actividad física o el sobrepeso.

Otro riesgo comprobado es el consumo de alcohol, con un informe importante que advierte que una sola bebida alcohólica al día puede aumentar la probabilidad de que una persona desarrolle cáncer de mama.

A pesar de ello, parece que numerosas mujeres mayores de 45 años, que son las más expuestas al riesgo de desarrollar este tipo de cáncer, siguen ignorando las advertencias de los especialistas de que deben reducir su consumo de alcohol. Al menos, esa es la conclusión de un estudio reciente que reclutó a una cohorte de mujeres australianas en este grupo de edad.

La autora principal, la Dra. Emma Miller, de la Universidad Flinders de Adelaida, Australia, sostiene que los hallazgos del estudio resaltan la necesidad de mejorar las políticas actuales de salud pública que se centran en la prevención.

«Existe un bajo nivel de conciencia sobre el vínculo establecido entre el alcohol y el cáncer de mama y cierta confusión sobre el riesgo, dada la percepción de la comunidad de que no todas las personas que beben tienen cáncer de mama», señala el Dr. Miller.

«Por lo tanto, es realmente importante entender los patrones y los impulsores detrás de la conducta de consumo de alcohol con el fin de desarrollar políticas e intervenciones que podrían reducir la creciente carga sobre las mujeres y nuestro sistema de salud».

Las mujeres no son conscientes de los riesgos
Para este estudio, cuyos hallazgos aparecieron ayer en la revista PLOS ONE, los investigadores reclutaron a 35 mujeres de Australia del Sur de entre 45 y 64 años que nunca habían recibido un diagnóstico de cáncer.

La Dra. Miller y el equipo entrevistaron a cada una de las participantes para averiguar más sobre sus patrones de consumo de alcohol, su nivel de educación y sus pensamientos sobre su propio riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Los investigadores encontraron que muchas de estas mujeres no entendían su nivel de riesgo de cáncer de mama y eran más propensas a reducir el consumo de alcohol si afectaba negativamente su estilo de vida, sus relaciones o su peso corporal.

«Es interesante que el grupo estuviera más consciente de los daños a corto plazo, como el impacto del alcohol en su peso, salud mental y relaciones, en lugar de en el cáncer», dice el Dr. Miller.

El investigador cree que la razón por la que las mujeres permanecen ajenas a los riesgos de salud a largo plazo que plantea el alcohol puede tener algo que ver con una cultura de consumo de alcohol profundamente arraigada.

«El alcohol está firmemente arraigado en el tejido de la sociedad australiana, proporcionando placer y definiendo los principales acontecimientos de la mayor parte de nuestras vidas», señala el investigador principal, y añade que «aumentar la concienciación sobre el riesgo de cáncer relacionado con el alcohol, a pesar de la importancia de esto, no será suficiente para contrarrestar los patrones de consumo».

Cómo hacer llegar los mensajes correctos».
El investigador líder también piensa que las campañas de marketing de la industria del alcohol tienden a pasar por alto los riesgos del consumo de alcohol en favor de sus beneficios potenciales, ofreciendo una imagen distorsionada de esta práctica a una audiencia dispuesta.

«Todos queremos escuchar buenas noticias sobre el consumo de alcohol, como que pequeñas cantidades de vino tinto pueden ser buenas para las enfermedades cardiovasculares, que es un mensaje que promueve la industria del alcohol», señala el Dr. Miller.

«En contraste, la información de que el alcohol está relacionado con el cáncer de mama es suprimida activamente por la industria, presumiblemente para aumentar la base de clientes femeninos», especula.

La Dra. Miller cree que los hallazgos actuales deberían ser un trampolín para que las autoridades pertinentes presenten mejores estrategias de política pública para educar a las mujeres sobre los riesgos reales del alcohol y convencerlas de que hagan cambios positivos en su estilo de vida.

«Nuestra investigación muestra que mientras más mujeres de mediana edad están bebiendo, hay maneras de transmitir los mensajes correctos centrándose en temas importantes para ellas», sugiere la Dra. Miller.

«Por ejemplo», añade, «los jóvenes beben menos, así que podemos investigar las razones detrás de eso y utilizarlas».

Compartir
Dejar un comentario

Noticias Médicas