El mantenimiento del servicio de fontanería, ya sea de tu hogar o bien de tu negocio es un importante elemento a tener en cuenta, especialmente si vives en zonas con altos niveles de humedad como Tenerife.

Mantener un buen saneamiento del sistema de tuberías de una ciudad, o del propio hogar o negocio, es un aspecto fundamental por muchas razones. Una de ellas es la razón de salud pública, pues son muchos los desechos que acaban en las tuberías y pueden generar residuos tóxicos, en algunos casos muy contaminantes, que pueden producir hongos y enfermedades. Ello sin obviar la cantidad y variedad de plagas que se pueden originar en los alcantarillados. Pero, intrínsecamente relacionado con lo anterior, se encuentra la razón medioambiental, ya que una reducción de residuos y una buena gestión en su evacuación reducen la cantidad de sustancias que arrojamos al medio ambiente y por tanto, reducimos el impacto de la contaminación sobre nuestro entorno. 

Por último, aunque no por ello menos importante, se halla el aspecto estético o de atractivo, ya que contar con olores en una vivienda o en otra instalación es una situación desagradable y que debemos evitar. Para ello, lo más importante es contar con un equipo profesional de fontanería y desatascos en Tenerife que se encargue de la gestión y resolución de problemas y atascos en el subsuelo. Ello garantizará la higiene perfecta, una buena reducción de los residuos tóxicos y además disminuirá la posibilidad de contraer hongos y enfermedades relacionados con el más tratamiento de alcantarillas y arquetas. 

Enfermedades y hongos generados en alcantarillas y arquetas

Todos los lugares son susceptibles de producir tales agentes, sin embargo, el calor y la humedad de una isla como Tenerife pueden incrementar sustancialmente su aparición. Y es que son muchos los problemas y patologías que se pueden generar en este ámbito, ya sea en alcantarillas, arquetas, zanjas o plantas de tratamientos de aguas. En este sentido, un peligro considerable lo representan los diferentes tipos de bacterias como salmonella o esqueriquia colli, las cuales pueden producir, entre otras, diarreas, fiebres, vómitos, dolores de cabeza e incluso cólera. Tampoco deben obviarse las enfermedades que pueden transmitir virus originados en estos caldos de cultivo, como la Hepatitis A, o incluso el VIH. 

Por otro lado, merece realmente la atención la posible incidencia que pueden tener hongos como el aspergillus, que pueden provocar síntomas alérgicos y hasta infecciones de pulmón. Y deben tenerse en cuenta además otros pequeños organismos como los gusanos nematodos, que pueden llegar a provocar dificultades en la respiración. 

Evítalo con un buen servicio de fontanería

Buena parte de las problemáticas anteriormente señaladas pueden evitarse con una asistencia especializada en limpieza y mantenimiento de alcantarillas. Estas incidencias suelen producirse por varios motivos, entre los que se pueden encontrar fallos en la instalación de la tubería, desechos acumulados, formas inadecuadas en el diseño del sistema de tuberías o incluso el hecho de arrojar elementos de mayor tamaño o especialmente sólidos por sistema de evacuación. Por supuesto, la eliminación de productos como aceites o componentes químicos a través de las tuberías no ayuda para evitar los atascos y acumulación de residuos. 

La limpieza y desatasco es importante. Esta es la principal forma de evitar obstrucciones y acumulaciones en los depósitos y facilitar así que los malos olores y residuos que se acumulan puedan acabar fluyendo. 

En este sentido, es importante contar con un equipo que garantice la limpieza de las arquetas, pues éstas son en última instancia depósitos o cámaras en las que confluyen las distintas tuberías y cauces de evacuación. Gracias a estos servicios se pueden conseguir unas arquetas despejadas y liberadas ante cualquier llegada masiva de agua, ya sea en caso de lluvias o de inundaciones.