La cocina es uno de los espacios del hogar que coge más importancia cada día que pasa. En la actualidad, tienden a ser muy funcionales, e integradas con los demás espacios de la vivienda, al incorporar lugares como una barra para el desayuno, multifuncionales islas que sirven para cocinar, y se usan como sitio de reunión con los amigos y familiares.

Llegan incluso a convertirse en «office» durante algunas horas. Y el mobiliario va cambiando con el espacio para cocinar. Los muebles se vuelven más modernos, y su concepto y diseño, evolucionan conforme los cambios que se dan en el tiempo.

Mobiliario actual que marca tendencia

Posiblemente, los muebles con las líneas y conceptos más modernos de diseño son los muebles de cocina, que marcan tendencia y son los que sorprenden por su capacidad de multifunción, su versatilidad y la belleza de sus acabados y fabricación. Son los muebles perfectos para cocinar y para pasarlo a gusto con la familia y los amigos.

La modernidad es un concepto que aprovecha al máximo el espacio y sus virtudes, haciendo que elementos del equipamiento sean funcionales, y a la vez, de una belleza que transmite armonía por sus líneas geométricas, limpias y perfectas, que responden muy bien a su empleo.

Estos muebles son eficientes por su influencia en el espacio para cocinar, para almacenar y para disfrutar. Los electrodomésticos, o están ocultos en sus nichos, o son mostrados como objetos de museo. Los muebles de cocina se adaptan a las necesidades y requerimientos del grupo familiar o de la pareja recién casada.

Aromas y sabores en un ambiente único

Las sartenes y los calderos ya no dominan en un espacio neutro y frío, los muebles de cocina modernos han cambiado el concepto y estilo de todos esos espacios, transformándolos en ambientes multifuncionales y flexibles que invitan a compartir, no sólo las comidas, sino también un grato momento de relax, oyendo música o tomando una copa.

Hay diversos estilos y materiales que definen estos muebles, y entre ellos pueden mencionarse:

  • Nórdico en madera laminada.
  • Gola en laca mate, con brillo o laminado.
  • Muebles de cocina modernos con tirador integrado.
  • Con puertas plafonadas o enmarcadas.
  • Modernos con tirador integrado en cajones y puertas.
  • Estilo nórdico.
  • Estilo industrial
  • Espacios para cocinar integrados a la sala.
  • Muebles de cocina en madera.
  • Con diseños ultra modernos y en todos los colores: negro, blanco, gris, plata, verde, y más.

Todos estos muebles permiten realizar distintas actividades, que no se limitan a cocinar. Es una tendencia muy actual que la cocina contenga un pequeño espacio donde revisar e-mails, hablar por teléfono, donde los más pequeños hacen sus tareas, o donde tomar el café mañanero o vespertino. Una barra americana diseñada a la medida puede servir perfectamente para todas estas actividades y aún más.

Las islas de cocina

Las «islas de cocina» han llegado para quedarse, se han posicionado como un elemento versátil que proporciona un espacio adicional, ideal para trabajar, e incluso, como un comedor informal, para una merienda o cena repentina, donde reina el relax y la conversación amena.

Estos muebles modernos de cocina son extremadamente eficientes en lo que se refiere al uso del espacio. Sus cajones y contenedores son grandes y profundos, y se adecuan a las medidas de ciertos artilugios como microondas, tostadoras o paelleras. Están diseñados pensando en accesorios y complementos que ayudan al almacenamiento y al orden dentro de sus módulos.

Elementos vintage que destacan

Otra tendencia muy de moda es lucir algunos elementos vintage, como frascos o tarros que tienen diseños o características muy especiales, que merecen mostrarse. El orden y su posición en el mueble, los hacen parte importante de la decoración y crean un efecto visual muy atractivo que aporta un valor agregado al mueble, destacando la pureza y geometría de sus líneas modernas.

Los materiales utilizados evolucionan, y las encimeras y los suelos, adquieren una importancia que no tenían hace pocos años. El vidrio, la madera, el mármol, el granito o el concreto, lucen sus texturas que, en algunos casos, contrastan con el antiguo concepto de lo que eran los muebles de cocina.