junio 19, 2024

¿Podemos detener el envejecimiento celular? Nueva combinación de medicamentos prometedora

Las células envejecidas pueden llegar a ser tóxicas para los tejidos circundantes, lo que provoca numerosos problemas de salud. Una clase de medicamentos que los científicos llaman senolíticos podría ayudar a tratar estos problemas de salud y mejorar los síntomas.

Los senolíticos son una clase de medicamentos que se dirigen a las células que han entrado en la senescencia, lo que significa una etapa de la vejez que las hace tóxicas para las células sanas circundantes.

Estos fármacos tienen como objetivo atacar selectivamente a las células dañinas, evitando así el desarrollo de enfermedades relacionadas con la edad, o reducir su impacto.

Entre otras condiciones, la senescencia celular puede conducir a la fibrosis pulmonar idiopática (FPI), una enfermedad crónica que progresivamente causa la cicatrización del tejido pulmonar y que puede ser mortal.

Aunque la Food and Drug Administration (FDA) ya ha aprobado dos medicamentos para el tratamiento de la FPI – nintedanib y pirfenidona – el pronóstico para las personas con esta afección sigue siendo insatisfactorio. Los investigadores han notado que la tasa mediana de supervivencia para la FPI es de aproximadamente 3 a 5 años.

«La FPI es una enfermedad pulmonar fibrótica devastadora y progresiva con una mediana de supervivencia de menos de 5 años en adultos recién diagnosticados, generalmente mayores de 60 años», explica el Dr. Anoop Nambiar, profesor asociado del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas (UT) en San Antonio, y director fundador del Programa de Enfermedades Pulmonares Intersticiales de la universidad.

«Sigue habiendo una necesidad significativa y no satisfecha de tratamientos más seguros y mejores para los pacientes con FPI», agrega.

Por esta razón, el Dr. Nambiar y sus colegas de UT Health, y la Clínica Mayo en Rochester, MN, han llevado a cabo recientemente un ensayo clínico para otros dos medicamentos – dasatinib y quercetina – que la FDA ha aprobado para el tratamiento de afecciones distintas a la FPI.

Esta es la primera vez que los investigadores han probado los dos medicamentos en participantes humanos con FPI, y los hallazgos del estudio aparecen ahora en la revista EBioMedicine, que es una publicación de Lancet.

Probando una prometedora combinación de drogas
En este ensayo, el equipo de investigación trabajó con 14 participantes con FPI estable, de leve a moderada. Cada persona tomó dasatinib y quercetina por vía oral durante 3 días consecutivos por semana, y en el transcurso de 3 semanas consecutivas.

Los investigadores realizaron pruebas clínicas tanto al inicio como al final del estudio. Pidieron a los participantes que rellenaran cuestionarios para evaluar sus síntomas semanalmente, y también evaluaron el funcionamiento físico de los voluntarios. Además, los investigadores observaron la seguridad y tolerabilidad de los dos medicamentos.

El Dr. Nambiar y sus colegas encontraron que los fármacos mejoraron principalmente la movilidad de los participantes, lo que afecta significativamente a la FPI en las personas con la afección. La mayoría de los participantes experimentaron una mejora de más del 5 por ciento en los marcadores de movilidad.

«Ningún tratamiento farmacológico, incluidos los fármacos antifibróticos disponibles, ha demostrado estabilizar, y mucho menos mejorar, la distancia a pie de 6 minutos de un paciente con FPI», señala el Dr. Nambiar.

«Pero en este estudio piloto […] la distancia caminada de 6 minutos de los participantes mejoró un promedio de 21.5 metros», agrega.

Aunque el investigador advierte que «debemos ser cautelosos sobre si este hallazgo es cierto basado en este pequeño estudio sin un grupo de control de placebo», él argumenta que «este y otros resultados merecen más estudio en ensayos aleatorios controlados más grandes».

Ataque ‘un actor principal en el envejecimiento’.
En cuanto a los efectos secundarios, los participantes informaron con más frecuencia de problemas respiratorios – incluyendo tos y dificultad para respirar – así como acidez estomacal. Sin embargo, todos estos síntomas fueron de leves a moderados, y no requirieron que los voluntarios abandonaran el ensayo.

En investigaciones anteriores, los autores del estudio actual relacionaron la acción de esta combinación particular de medicamentos con mejoras en la enfermedad de Alzheimer.

Por lo tanto, aunque el estudio actual fue pequeño y carecía de un grupo de control, los investigadores están seguros de que están en el camino correcto para encontrar un mejor tratamiento para las afecciones relacionadas con la edad.

«Esta es la misma combinación de medicamentos que demostró mejorar la patología en modelos animales de la enfermedad de Alzheimer, que nuestro grupo, incluyendo a la Dra. Miranda Orr de UT Health San Antonio, demostró hace 3 meses por primera vez», dice el coautor, el Dr. Nicolas Musi.

«La senescencia celular está emergiendo claramente como uno de los principales actores en el envejecimiento. Anteriormente, no existían datos publicados que demostraran que los fármacos dirigidos a la senescencia celular pudieran administrarse de forma segura a pacientes mayores, o que pudieran utilizarse para tratar enfermedades del envejecimiento como la FPI. La investigación piloto que hemos reportado es preliminar pero alentadora».

Compartir
Dejar un comentario

Noticias Médicas