Estas fueron las conclusiones a las que llegaron los científicos de ETH Zurich en Suiza después de identificar un mecanismo de resistencia a los antibióticos previamente desconocido en las bacterias que habitan en el intestino.

Un artículo reciente de Nature describe cómo, usando ratones, el equipo descubrió el mecanismo en los persistentes, bacterias persistentes que pueden sobrevivir al tratamiento con antibióticos al entrar en un estado latente.

«Si se quiere controlar la propagación de los genes de resistencia», dice Médéric Diard, autor co-senior del estudio, «hay que empezar por los propios microorganismos resistentes y evitar que se propaguen, por ejemplo, a través de medidas de higiene o vacunas más eficaces».

Hasta hace poco, Diard trabajaba en ETH Zurich. Actualmente es profesor en la Universidad de Basilea, también en Suiza.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la resistencia a los antibióticos es un problema de salud pública en todos los países.

En los Estados Unidos, por lo menos 2 millones de personas desarrollan infecciones resistentes a los antibióticos cada año, y por lo menos 23,000 mueren a causa de ellas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Adquisición de genes de resistencia
Las bacterias pueden volverse resistentes a los antibióticos adquiriendo genes de resistencia.

Pueden obtener estos genes por transferencia horizontal de genes de otras bacterias y también por mutación espontánea.

Los genes de resistencia potencian a las bacterias con varios medios para derrotar a los antibióticos.

Estos métodos incluyen expulsar el antibiótico de la célula, prevenir que el medicamento pase a través de la pared celular e inactivarlo con enzimas.

El uso de antibióticos elimina las bacterias que sucumben a sus efectos, dejando atrás las que portan genes de resistencia.

Por lo tanto, un mayor uso de antibióticos promueve la propagación de bacterias resistentes y aumenta el número de infecciones que son difíciles de tratar. Esta explicación concuerda con las ideas de Charles Darwin sobre la supervivencia del más fuerte.

Este razonamiento puede explicar por qué muchas autoridades sanitarias piden que se restrinja el uso de antibióticos.

Otro mecanismo de propagación de la resistencia
Sin embargo, los hallazgos del nuevo estudio sugieren que restringir el uso de antibióticos podría no ser suficiente para combatir la resistencia porque, gracias a los persistentes, puede propagarse sin usar antibióticos.

Los persiste son bacterias que pueden reducir su metabolismo hasta tal punto que apenas están vivas.

Los científicos han sabido durante algún tiempo que existen persistentes y que los antibióticos no pueden matar a estas bacterias cuando están en su estado latente.

La salmonela es una bacteria que puede convertirse en una persistencia cuando invade los tejidos corporales desde los intestinos.

Esta bacteria puede permanecer latente y escapar de la detección durante muchos meses. Cuando las condiciones son favorables, el germen puede despertar y desencadenar la infección.

Sin embargo, incluso si el microbio no causa que la infección se agrave, todavía puede representar una amenaza, según los nuevos hallazgos.

El Prof. Diard y sus colegas encontraron que la Salmonella tiene la capacidad no sólo de persistir sino también de portar genes de resistencia en forma de pequeños fragmentos de ADN llamados plásmidos.

En experimentos con ratones, el equipo demostró que cuando los persistentes de Salmonella portadores de plásmidos salen del letargo, pueden compartir fácilmente sus genes de resistencia.

La resistencia se propaga en ausencia de antibióticos
Los persistentes de la salmonela pueden transmitir sus genes de resistencia no sólo a los miembros de su propia especie, sino también a los de otras especies de bacterias. Estas otras especies incluyen Escherichia coli en la flora intestinal.

Los genes de resistencia pasan a las bacterias que son receptivas a la transferencia horizontal de genes.

«Al explotar su persistente bacteria huésped, los plásmidos de resistencia pueden sobrevivir durante un período prolongado en un huésped antes de ser transferidos a otras bacterias», explica el coautor Wolf-Dietrich Hardt, profesor de la ETH Zurich.

Los investigadores señalan que la transferencia de los genes de resistencia no depende de la presencia de antibióticos.

El equipo planea investigar si los hallazgos también se aplican a los cerdos y otros animales de granja que a menudo desarrollan infecciones por Salmonella.

El plan incluye averiguar si la administración de probióticos o vacunas puede detener la propagación de la resistencia a los antibióticos en estos animales.