Un nuevo e innovador enfoque de la terapia del cáncer sugiere que un compuesto del iridio metálico podría, cuando es activado por la luz, atacar y destruir las células cancerosas.

En este momento, hay muchos tipos diferentes de tratamiento para el cáncer.

Estos van desde la quimioterapia y la radioterapia hasta la inmunoterapia, que refuerza las propias defensas del cuerpo contra el cáncer.

Sin embargo, los científicos siempre están en busca de nuevas y más eficientes formas de atacar y eliminar tumores.

Investigadores de la Universidad de Warwick en el Reino Unido han realizado recientemente un nuevo estudio. Sus resultados sugieren que el uso de un enfoque llamado terapia fotodinámica, que utiliza partículas de luz para activar ciertos compuestos químicos, podría ser eficaz contra el cáncer.

En el estudio – cuyos resultados aparecen ahora en la revista Angewandte Chemie International Edition – los científicos muestran que un compuesto del iridio metálico puede causar la destrucción de las células cancerosas.

Un nuevo enfoque terapéutico
Cuando se activan mediante rayos de luz, los investigadores explican que el iridio unido a la albúmina -que es una proteína presente en la sangre- puede “activar” selectivamente a las especies oxidantes en los núcleos de las células cancerosas. Estas especies son moléculas de oxígeno letales capaces de hacer que una célula se autodestruya.

“Es sorprendente que esta gran proteína pueda penetrar en las células cancerosas y suministrar iridio, que puede matarlas selectivamente al activarse con luz visible”, dice el coautor del estudio, el profesor Peter Sadler.

“Si esta tecnología puede ser traducida a la clínica, podría ser efectiva contra cánceres resistentes y reducir los efectos secundarios de la quimioterapia.”

Prof. Peter Sadler
El Prof. Sadler y su equipo diseñaron un “recubrimiento” especial que permitió que el iridio se “vincule” con la albúmina. El nuevo compuesto de iridio actúa como un eficaz fotosensibilizador, o una sustancia activada por la luz -en este caso, producida por fibras ópticas- que puede dirigirse específicamente a ciertas especies de oxígeno dentro de las células cancerosas.

En este nuevo enfoque, la albúmina ayuda a entregar el compuesto de iridio directamente al núcleo de las células cancerosas. Una vez que esta colocación ha ocurrido, los científicos activan el compuesto a través de la exposición a la luz.

Finalmente, el compuesto de iridio activado “enciende” las moléculas mortales de oxígeno dentro del núcleo de las células cancerosas, destruyéndolas desde el interior.

Los investigadores pudieron rastrear todos estos cambios en tiempo real mediante el uso de un microscopio, a medida que el iridio y la albúmina combinados se volvían fosforescentes, y su progreso fue fácil de rastrear.

Un’fascinante’ hallazgo
Además, como dicen los científicos en el artículo publicado, la combinación de iridio y albúmina “exhibía una larga vida de fosforescencia”, y el producto era efectivo “contra una serie de líneas celulares cancerígenas”.

“Es fascinante,” dice la coautora del estudio Cinzia Imberti, “cómo la albúmina puede entregar nuestro fotosensibilizante tan específicamente al núcleo.”

“Estamos en una etapa muy temprana”, añade, “pero estamos deseando ver adónde puede llevar el desarrollo preclínico de este nuevo compuesto”.

Imberti también afirma que los investigadores pudieron desarrollar este prometedor compuesto gracias a la diversidad de investigadores a bordo y a las importantes subvenciones que recibieron.

“Nuestro equipo no sólo es extremadamente multidisciplinario”, dice Imberti, “incluyendo biólogos, químicos y farmacéuticos, sino también altamente internacional, incluyendo jóvenes investigadores de China, India e Italia apoyados por la Royal Society Newton y Sir Henry Wellcome Fellowships”.

El siguiente paso para el equipo será realizar ensayos preclínicos para el nuevo compuesto con el fin de probar su seguridad y eficacia en el tratamiento de diferentes tipos de cáncer.