Una nueva investigación revela que el sobrepeso, la obesidad o la obesidad grave pueden mejorar las probabilidades de supervivencia de una persona después de un accidente cerebrovascular.

La obesidad es una “afección médica grave” que puede conducir a diversas complicaciones.

Estos podrían incluir aterosclerosis y enfermedades cardíacas, diabetes, cáncer e incluso trastornos del sueño.

Tener sobrepeso también puede aumentar el riesgo de mortalidad por todas las causas y de afecciones de salud mental como la depresión y la ansiedad.

A pesar de esto, algunos investigadores sostienen que el exceso de grasa corporal puede tener un efecto protector cardiovascular.

De hecho, los autores de un documento de referencia de 2002 acuñaron la frase “paradoja de la obesidad” para describir la observación de que las personas con un índice de masa corporal (IMC) más alto tienen menos probabilidades de morir de afecciones cardiovasculares que las personas con un peso normal.

Desde entonces, la teoría ha sido objeto de mucha controversia. Sin embargo, parece haber nuevas pruebas que lo apoyan.

La Dra. Zuolu Liu – de la Universidad de California, Los Ángeles – y sus colegas querían ver cómo se aplica la paradoja de la obesidad al accidente cerebrovascular. Investigaciones anteriores sobre el mismo tema, explican los investigadores, arrojaron resultados mixtos.

Presentarán sus nuevos hallazgos en la 71ª Reunión Anual de la Academia Estadounidense de Neurología, que este año se lleva a cabo en Filadelfia, Pensilvania.

Hasta un 62 por ciento menos de probabilidad de muerte
El Dr. Liu explica la motivación de su estudio, diciendo, “Primero se notó que llevar peso extra puede jugar un papel en la supervivencia de las personas que habían sufrido de enfermedad renal y cardíaca, así que sentimos la necesidad de investigar si también estaba relacionado con una mejor supervivencia al accidente cerebrovascular”.

Para hacerlo, los investigadores examinaron a 1,033 personas que habían experimentado un accidente cerebrovascular isquémico, es decir, una afección en la que las arterias que bombean sangre al cerebro están bloqueadas.

Los participantes tenían 71 años de edad, en promedio, y su IMC promedio era de 27.5. Las personas cuyo IMC está entre 25 y 29.9 se consideran con sobrepeso, mientras que un IMC de más de 29.9 indica obesidad.

El Dr. Liu y el equipo agruparon a los participantes en cinco categorías – “bajo peso, normal, sobrepeso, obesidad y obesidad grave” – de acuerdo con su IMC. Los investigadores monitorizaron la supervivencia y recuperación de los participantes durante 3 meses después de su apoplejía.

En general, las personas con obesidad grave tenían un 62 por ciento menos de probabilidades de morir por accidente cerebrovascular que las personas con un IMC normal, las personas con obesidad tenían un 46 por ciento menos de probabilidades de morir, y las que tenían sobrepeso tenían un 15 por ciento menos de probabilidades de morir.

Sin embargo, los que estaban por debajo de su peso tenían 67 por ciento más probabilidades de morir después de un accidente cerebrovascular que los que tenían un IMC normal. El Dr. Liu y sus colegas concluyen:

“El resultado de un accidente cerebrovascular isquémico agudo se caracteriza por una paradoja de obesidad: un IMC elevado se asocia con una reducción de la mortalidad a lo largo de los 3 meses y una reducción de la discapacidad en la mayoría de los rangos de peso”.

El estudio fue observacional, por lo que no puede explicar la causalidad. Sin embargo, una “posible explicación es que las personas con sobrepeso u obesas pueden tener una reserva nutricional que les ayude a sobrevivir durante una enfermedad prolongada”, dice el Dr. Liu.

Los investigadores también advierten que sus resultados podrían no ser aplicables a la población general, ya que la muestra del estudio se limitó a personas del sur de California.

“Se necesita más investigación para investigar la relación entre el[IMC] y el accidente cerebrovascular”, dice el Dr. Liu.