En el pasado año 2018 fue emitido el habitual Informe de Mercado de Juego Online Estatal, elaborado anualmente por la DGOJ (Dirección General de Ordenación del Juego), en el que se informa que el juego en línea movió más de 17.000 millones de euros en 2018, lo que representa 30,5% de aumento con respecto al año anterior, lo que significa que más de 40 empresas que prestan estos servicios en España tuvieron una subida notable en sus ingresos.

Estos datos, como tantos otros, dan fe de la popularidad que han alcanzado los juegos de azar online, en concreto los sitios web de casinos. Pero, ¿cómo funciona este negocio?

La creciente popularidad de los casinos en Internet

El mundo de los casinos online crece cada día más. Ya es posible acceder a las apuestas y juegos de azar a través del móvil, el ordenador y otros dispositivos, con lo que cada vez más ciudadanos invierten sus ahorros en aplicaciones Android de casinos, póquer o apuestas deportivas. La digitalización del sector de juego y su constante modernización y actualización han dado paso a una ola de popularidad que no hace más que crecer.

Los expertos le atribuyen esta crecida en popularidad a lo nuevo que es este sector, que solo lleva 6 años en el mercado, sin embargo, influyen también otros factores como la gran inversión en publicidad que realizan estas empresas, que se estima entre 100 y más de 160 millones de euros, entre los que se incluyen las estrategias ofrecidas en redes sociales como los casinos online que regalan un deposito inicial para jugar. Esta iniciativa es un atractivo de gran valor para la difusión de la actividad y la obtención de nuevos suscriptores.

La Asociación Española de Juego Digital, JDigital, tiene una postura muy positiva frente a estos resultados. Asegura que en 2018 el Mundial de Fútbol fue el impulso perfecto para que el mercado de apuestas deportivas online creciera en forma exponencial. Cabe mencionar que a este le corresponde más de la mitad de ingresos brutos, 52%, concretamente. A este le siguen el casino, con 34%, y el póquer, con 12 por ciento de los ingresos brutos. JDigital prevé que el negocio de casinos online seguirá creciendo como la espuma este año, y que podría llegar a representar 7 % del total del juego.

¿Cómo funciona?

Las nuevas tecnologías han logrado revolucionar la manera de jugar en los casinos, y hoy en día los casinos online permiten disfrutar un buen tiempo de entretenimiento con la emoción de cada jugada.

Un casino online, o casino en línea, es aquel que ofrece servicios que permiten jugar  y apostar a través cualquier dispositivo con una conexión a Internet, como un móvil u ordenador.

A través de estas plataformas puede apostarse desde casa o desde cualquier lugar, incluso estas ofrecen facilidades de juego como el bono de bienvenida casino para atraer cada vez más clientela y los jugadores no tengan que invertir de su propio bolsillo en los inicios de estos juegos.

La confianza y la seguridad son un tema recurrente dentro del mundo de los casinos en línea, en especial por lo aleatorias que son las tiradas, y esto se suma a la conversación acerca de su credibilidad. Sin embargo, en España ya existen regulaciones para estas plataformas, aparte de que funcionan con software de empresas muy reconocidas en el mundo que utilizan generadores de números aleatorios. La fiabilidad recae en las espaldas de estas firmas, aparte de las legislaciones españolas.

Seguridad en los casinos online

En el año 2012 entró en vigor la Ley de Ordenación General del Juego, documento emitido por el órgano de gestión que se encarga de regular, autorizar, supervisar, controlar y sancionar las actividades de juego en cada estado de España. Desde ese momento, el jugar en casinos online se convirtió en una habitual actividad lúdica y de ocio, creció su popularidad y aumentaron los jugadores. Si antes su popularidad crecía cada día, luego de ganar credibilidad a través de la ley aumentó aún más.

Muchos pierden los prejuicios y entran a jugar en máquinas tragaperras, ruletas online y diversidad de juegos, gracias a que existen varias regulaciones que ofrecen la garantía de un juego limpio y honesto, así como seguridad a la hora de hacer depósitos y retiros de fondos y los controles que verifican que los jugadores sean personas mayores de edad.